Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Viendo a través de las hélices de su ventilador y sintiendo el aire del mismo, sosteniendo el celular mientras ve al gato juguetear, escuchando ruidos desde atrás, pensando en qué pensar, el chico permaneció toda la noche entera tratando de solucionar sus problemas de insomnio o tal vez simplemente estaba asustado y confuso por el futuro que lo esperaba, lo que tenía que formar él desde ahorita. Alegrándose un poco más por la aparición de la lluvia, pero a la vez triste por la ausencia de personas en su vida. El calor era lo peor en estos días, tanto que hasta él, el más tolerante, se lograba enojar cuando sentía la almohada húmeda gracias al sudor de su espalda.

Pasaba el tiempo, el reloj sonaba, la lluvia saciaba, el sueño venía a todos, menos a él. Pensaba y pensaba, no paraba. Cuentas aquí, cuentas allá. Soy bueno en esto, en esto no, en esto más o menos. Sé esto pero no sé lo otro. Quizás sí, quizás no. Todo lo que formulaba, aclaraba, tanteaba y pasaba por su cabeza, giraba en torno en qué haría al crecer y como no llegaba a una conclusión, lo entristecía.

Rato después comenzó a comprender que no se trata de forzar las cosas, ellas llegarán, igual que las decisiones muy importantes, algún día sabremos qué responder. Y cuando nosotros estamos tristes es cuando más debemos tener fe en nosotros mismo, en que nosotros podemos. Tal vez sea mucha tarea, mucho oficio, mucha pereza, pero tenemos el tiempo suficiente y lo haremos. Y lo último fue que debemos apoyarnos en las personas más importantes para nosotros, y eso fue lo devastador, él estaba solo. Su familia desunida, pocos amigos, nadie con quien textear. Entonces en parte lo ayudó, pero pasa ahora el resto de sus noches pensando en qué pensar, en qué hará, qué lo ayudará, ya que no tiene personas importantes cerca para motivarlo y sacarlo adelante. Y eso que no todos somos sociables, o tan sociables, es bueno serlo una pizca, pero en los días recientes, las personas no se interesaban en ello. Todos son unos egoístas, intolerantes, deshonestos y malagradecidos, que se dejan llevar por juegos o tonterías que ven 
en programas amarillistas o retos en internet, y que las únicas personas buenas que se hallaban en el mundo, eran los que estaban solos y se pasaban la noche pensando realmente qué hacer. He escuchado decir que las personas con más éxito en la vida son las que tienen más amigos que los apoyan para seguir adelante, pero no estoy seguro de ello, todo es mental, no hay que cerrarse a pensar siempre en lo mismo. Tantas cosas que hay en la vida, tantos libros, la historia de los antepasados, las leyes de hoy en día, la facilidad para el estudio y autoestudio, pero parece que todo esto ya no importa. Mucho se rigen por el ocio, otros por nada y otros por ser los combatientes del mañana. Es necesario que sepan qué tipo de personas son, que lo reconozcan, pero eso está totalmente difícil. La sociedad cae ante la ignorancia, sé que todos lo somos, pero al menos hay que dejar de serlo un poco menos cada día. Para lograr que todo salga adelante, la sociedad debe actuar de buena forma… Entonces, ¿qué tipo de persona sos vos?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus