Sergio Cortés*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las protestas Euromaiden en Ucrania hace un año trajeron consecuencias inesperadas. Hoy en día el país se encuentra en una interminable guerra civil con el gobierno pro-Europeo apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea, mientras que los rebeldes prorrusos están siendo apoyados por Rusia. Rusia invadió Crimea, previamente parte de Ucrania pero  ahora integrada a la Federación Rusa. Esto, más el apoyo a los rebeldes y las alegaciones de Nato que Rusia ha mandado armamentos y tropas a los rebeldes en el este de Ucrania, ha puesto a Rusia en una situación difícil. Estados Unidos y la Unión Europea han puesto sanciones económicas en Rusia. Estas sanciones han afectado a docenas de compañías y individuos rusos. Las compañías afectadas varían de bancos y firmas de defensa a firmas de electricidad. Por otro lado, los individuos afectados son los miembros del grupo cercano del presidente ruso Vladimir Putin y miembros del Gobierno y el sector militar. Estas sanciones han tenido como propósito presionar al presidente ruso para terminar el conflicto en Ucrania y evitar el incremento de acciones agresivas por parte de Rusia. Como si no fuera poco, los precios del petróleo y gas natural, que forman el 69 por ciento de las exportaciones de Rusia, han caído drásticamente alrededor del mundo, creando presiones económicas aun más grandes en Rusia.

Sin embargo, estas medidas han sido inefectivas. Rusia no ha cambiado su retórica hacia Ucrania. Más de 10,000 tropas rusas han sido reportadas en diciembre en Ucrania.  Desde julio del año pasado los Servicios Unidos para los Estudios de Defensa y Seguridad (RUSI por sus siglas en inglés) reportaron equipos Spetnaz y de reconocimiento cruzando la frontera entre Rusia y Ucrania. También, Rusi confirmó que artillería rusa fue usada en contra de las fuerzas ucranianas desde territorio ruso. Además, las sanciones económicas han mostrado ser insuficientes para crear suficiente presión en Rusia. Para mitigar los efectos de las sanciones Rusia no ha tenido más opción que caer en los brazos de China. Han acordado un tratado de gas de 400 mil millones de dólares, y Rusia resumió su exportación a china de armas de tecnología de punta. Como si no fuera poco, según el Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea, Rusia tiene la capacidad de soportar “entre 2-3 años de una tormenta financiera”. Más aun, dentro de Rusia el presidente Vladimir Putin tiene un índice de aprobación del 86 por ciento en mayo de este año. Asimismo, la población de Rusia tiene un creciente disgusto hacia Estados Unidos y la Unión Europea, con un índice de desapruebo hacia Estados Unidos de 82 por ciento en el 2014 y un porcentaje similar hacia la Unión Europea.

Esto pone a Europa y los Estados Unidos en una situación difícil. Las sanciones económicas están hiriendo a varios de los países europeos, economías aun frágiles dado a la crisis económica del 2008. Estas mismas sanciones han demostrado ser ineficientes a corto plazo, lo cual significaría un prolongamiento de estas y de sus efectos. Más aun, varios países de la Unión Europea, como Austria, Hungría, Italia, Ciprés, Eslovaquia, Francia y la República Checa, han estado crecientemente en contra de estas sanciones. Más aun, en Grecia ha ascendido al poder el partido radical de izquierda Syrisa, el cual se ha proclamado prorruso. El voto de solo uno de estos en la Unión Europea en contra de las sanciones acabaría con ellas ya que es necesaria la unanimidad para mantener las sanciones. La popularidad de Putin y el desapruebo de Estados Unidos y la Unión Europea demuestran aun más que esto será un conflicto largo, el cual solo ha ayudado a Putin. Además, la creciente cooperación entre Rusia y China amenazan con crear una fuerza mundial poderosa contrincante al histórico dominio mundial Occidental. La hegemonía estadounidense en el panorama mundial está crecientemente en peligro. Esto significa que, si la Unión Europea y los Estados Unidos no se logran mantener firmes en contra de Rusia, a Rusia se le dará la opción de violar la soberanía de otros países y violar tratados internacionales, poniendo en peligro a más países en Europa y Asia. Sin embargo, si lo logran hacer, es posible que se cree una unión poderosa entre Rusia y China, la cual podría resultar en una opción peor que darle a Rusia la mano libre. Sin embargo, pareciera que esta vez Putin ha ganado.

* Analista

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus