Ophélie Chevalier
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Algunas personas se vuelven policías porque quieren hacer del mundo un lugar mejor. Algunas personas se vuelven vándalos porque quieren hacer del mundo un lugar con mejor aspecto”. Banksy (Wall and Piece, 2007)

El artista Shepard Fairey estuvo en Detroit pintando un mural de 184 por 60 pies de ancho en un costado del edificio Dan Gilbert’s Compuware. La comisión de un mural de esta magnitud sería noticia sobre todo entre los fans del artista, famoso por sus obras de gran escala con contenido social. Pero el inicio de esta obra cobra especial atención ya que se produce en Detroit, una ciudad castigada como pocas por un proceso de decadencia urbana acelerada que tiene de rodillas a la otrora gran capital de la industria del automóvil de los Estados Unidos.

El inicio de esta obra demuestra una vez más que el arte de calle se ha convertido en uno de los principales movimientos artísticos del siglo XXI. Esto genera sentimientos encontrados: ¿Será que los artistas del graffiti, representantes de la contra-cultura finalmente se han “vendido”? Este nuevo momento del arte callejero era impensable cuando comenzó a abrirse camino en la década de 1970 en Nueva York, momento en que el graffiti se consideraba un indicador de la delincuencia y la decadencia urbana.

Pero, ¿puede el arte callejero, el gran mural de graffitti ayudar a revivir un barrio? ¿O una ciudad?

En Roma, el Proyecto de vida de la gran ciudad ha utilizado recientemente pinturas murales para renovar las fachadas de los proyectos de vivienda social de Tor Marancia situados a lo largo de la calle Cristóbal Colón. En 2013, Málaga convocó a artistas de renombre internacional de arte de la calle (entre ellos era Shepard Fairey) para cambiar la percepción del
distrito portuario.

En el caso de Melbourne, Australia también llamada la “capital mundial del stencil” (el primer festival del stencil se celebró en Melbourne en 2004), el arte de la calle se ha visto rápidamente como un potencial de gran atracción para los turistas. Las autoridades han apoyado el movimiento del arte callejero y lo ha separado de las pintas pandilleriles. (Melbourne tiene una estricta política de graffiti que se refiere como “hacer arte sin etiquetas”).

El arte callejero también es vibrante en América Latina. Proviene de las tradiciones de los movimientos sociales de la región y se ha utilizado para dar voz a los sectores, por lo general no tienen la oportunidad de ser escuchados de otra forma. Buenos Aires, Sao Paulo, Río de Janeiro y Santiago de Chile tienen varias piezas representativas de calidad mundial del arte callejero.

Así, entonces ¿Tendría sentido para incluir arte de la calle en nuestro acercamiento a la revitalización urbana y la renovación de los centros urbanos? ¿Cuánto efecto catalizador puede tener esta manifestación artística para poner en marcha un proceso de renovación?

Las experiencias de varias ciudades nos dan una pista. El Proyecto de vida de la gran ciudad de Roma ha mejorado la apariencia visual del barrio, lo que se ha traducido en un ambiente más amigable para sus residentes. La iniciativa de Málaga ha animado a más de 30 nuevas empresas para abrir negocios en la zona del puerto. Melbourne sigue siendo una capital del arte de la calle e incluye excursiones de arte de la calle para los turistas entre su menú de actividades.

En la literatura de las ciencias sociales se ha mostrado una fuerte conexión entre el aspecto visual de un barrio y el comportamiento y la salud de sus residentes. Para mí, esta es una razón suficiente para imaginar arte de la calle en los próximos esfuerzos de renovación urbana.

También hay otra razón. El arte callejero tiene un potencial para la organización de la comunidad. ¿Qué lugares se ven bien? ¿Qué lugares se ven limpios y agradables? ¿Se ven seguros a primera vista? Esas son las preguntas que nos hacemos sobre la percepción urbana, y esta es aparte de una experiencia colectiva, un reacción única para cada individuo. La idea de utilizar el arte callejero como medio para unir a la gente para hacer frente a la percepción de su ciudad o barrio me parece una gran oportunidad no solo para mejorar la percepción de la ciudad desde la ventana del taxi, sino también para reunir a los actores para empezar a trabajar en la renovación urbana.

* Experta en Desarrollo Internacional

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus