Sergio Cortés
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos es el consumidor de drogas más grande del mundo. Aún siendo uno de los países occidentales con las leyes más fuertes en contra de la droga, lidera a todos en su uso. Esto ha sido el propulsor de los carteles mexicanos de droga como el Sinaloa y los Zetas, que tienen su principal mercado en Estados Unidos.

Sin embargo, Estados Unidos está entrando en un cambio conforme a sus leyes. A nivel estatal 4 Estados: Colorado, Oregón, Washington y Alaska, han legalizado la marihuana para uso recreativo y médico, mientras otros diecinueve Estados y el Distrito de Columbia han legalizado la marihuana para uso medicinal. Aunque la legalización en todos los Estados y a nivel federal está lejos, es posible ver los avances de las campañas pro legalización.

Una de las razones por la cual este movimiento ha ganado impulso es porque estas campañas estiman que los carteles perderían hasta el 60% de sus ganancias si la marihuana es legalizada, cifra que agencias americanas han usado también. Este sería un mayor logro en contra del narcotráfico que el logrado por la guerra contra las drogas en más de cuarenta años de combatirlo.

Sin embargo, la legalización de la marihuana no cambiaría la trayectoria de la guerra contra las drogas como muchos esperan. Aunque es difícil dar cifras exactas a los ingresos de los carteles ya que estos vienen de un mercado negro, analistas han puesto estas cifras muy por debajo de un 60%.

La Corporación RAND (Research ANd Development), cuyo objetivo es analizar problemas objetivamente y proponer soluciones efectivas a los problemas que el sector público y privado tienen que enfrentar, han puesto las cifras de los ingresos de la marihuana entre el 15 y el 26% del total para los carteles. Otras organizaciones bajan la cifra hasta el 9%.

Más aún, los carteles han demostrado ser altamente adaptables. Su portafolio no solo incluye marihuana y otras drogas sino que también tráfico humano, la venta de armas ilegales, y recientemente, con cada vez más importancia, minería y tala ilegal de árboles y extorsiones.

Además, la legalización de la marihuana en algunos Estados y no en otros puede, si no lo ha hecho aún, empeorar el problema. Los carteles pueden vender marihuana legalmente en esos Estados en los que ya son legales y venderla en aquellos en los que aún sigue siendo ilegal.

Y, como si no fuera poco, uno de los problemas que los carteles han tenido con la marihuana en los Estados Unidos recientemente es que la marihuana americana es cada vez más potente, y por ende superior a la mexicana y sudamericana. A ellos, pueden ofrecerla legalmente en suelo americano, podrán entrar de nuevo fuertemente en la venta de la marihuana.

Por ende, este razonamiento pro legalización ha probado ser de poca veracidad. Más aún, la poca uniformidad en las leyes americanas solo agrava el problema.
El problema que estos carteles crean a los Estados va más allá de la simple venta de drogas, lo que significa que la guerra en contra del narcotráfico seguiría por mucho tiempo.

* Estudiante de ciencias politicas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus