Leonel Téller
  •  |
  •  |

El comportamiento no amistoso de algunos gobiernos de la hermana República de Costa Rica hacia Nicaragua parece no tener fin y la comunidad internacional y los propios costarricenses cada día están más claros que estos “exabruptos infundados” no son más que una cortina de humo para tratar de tapar la incapacidad de algunos de sus gobernantes, y digo algunos de sus gobernantes, porque otros han sido buenos amigos de Nicaragua y buenos líderes de su pueblo.

La reciente encuesta de la firma internacional CID Gallup, publicada el pasado 19 de mayo, revela que el 44% de los costarricenses aplazan la gestión del presidente Solís superando la impopularidad de los últimos siete presidentes de ese país, el 41% considera que su gestión no ha sido buena ni mala, y un 14% piensa que ha sido buena.

Otra encuesta elaborada por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica, revela que el 76.8% de los ciudadanos, un porcentaje similar a la votación obtenida por el presidente Solís en la segunda ronda electoral, no cree en los cambios prometidos.

Ante ese comportamiento no amistoso de algunos presidentes de Costa Rica, es importante recordar que el Estado de Nicaragua, bajo el mandato de tres presidentes: Alemán, Bolaños y Ortega, ha actuado en total apego al Derecho Internacional en relación con las disputas territoriales que Costa Rica ha llevado ante la Corte Internacional de Justicia, foro que le ha dado la razón a Nicaragua.

La ocasión amerita llevar a la atención del presidente Solís que la mano de obra nicaragüense no es el único beneficio del que goza su extraordinario país, ya que según los datos de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) el intercambio comercial entre ambos países aumentó 25.7% entre el 2009 y 2013, al pasar de US$405 a US$509.8 millones. Adicionalmente, Nicaragua ha incrementado sus exportaciones a su país en 30.9% durante el último quinquenio, pasando de US$86.8 a US$113.7 millones, destacándose como nuestros principales rubros de exportación frijoles rojos, harina de trigo, carne bovina, ganado bovino, arroz semiblanqueado, solventes minerales y naranjas. Más importante aún para el señor presidente Solís, es recordarle que las exportaciones de su país al nuestro han incrementado en 24.3% durante el período de referencia, ya que pasaron de US$318.6 a US$396.1 millones.

Por otro lado, en Nicaragua tenemos la grata presencia de por lo menos 48 empresas costarricenses, de las cuales la gran mayoría operan en sociedades con nicaragüenses, y de los US$1,518 millones de la Inversión Extranjera Directa que recibió Nicaragua en el 2013, US$210.3 son procedentes de Costa Rica, lo que claramente indica que somos un país atractivo, rentable y seguro para el empresariado de esa gran Nación.

Para reflexión del señor presidente Solís, revisemos el último censo poblacional de su país del 2011, el que revela que 287,000 nicaragüenses viven legalmente en Costa Rica, y de estos ¿cuántos votaron por Usted? Y en el futuro, ¿cuántos de estos nicaragüenses o sus hijos serán futuros alcaldes, diputados y presidentes de su país?

En relación con los infundados señalamientos del presidente de Costa Rica hace dos semanas en Europa en contra de nuestro país, siendo uno de estos sobre el Canal Interoceánico de Nicaragua, es importante llevar a la  atención señor presidente Solís que, los resultados de la misma encuestadora que midió y reveló el rechazo a su gobierno, confirma el masivo apoyo y aprobación de los nicaragüenses a la megaobra con un 63.3% de respaldo total, 19.8% de respaldo parcial, para un 83.1% de respaldo en general, versus un raquítico 14% de aprobación a su gestión de gobierno.

Por último, no podemos omitir las grandes contradicciones del señor presidente Solís, la primera “No voy a perder tiempo hablando de Nicaragua”, pero continúa hablando de nosotros; la segunda “Si Nicaragua logra construir un canal interoceánico, no veo riesgo ni amenaza alguna para Costa Rica, sino un estímulo, un acicate para que Costa Rica mejore su infraestructura” pero ahora lo ataca.

Por lo anterior, lo más recomendable es que el señor presidente Solís se dedique a gobernar su país y deje a los nicaragüenses lo que nos corresponde.

Empresario y sirvió como legislador y embajador ante la Unión Europea.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus