Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de la República de China (Taiwán), Ma Ying-jeou, dejará el cargo a principios de 2016,  tras dos períodos  cumpliendo con éxito uno de sus pilares en política exterior: consolidar el acercamiento entre ambos lados del Estrecho sobre la base del “Consenso de 1992” (Una China, dos interpretaciones). Esa aproximación ha tenido su respaldo en 16 acuerdos bilaterales con China Continental.

Traigo a colación este aspecto del gobierno de Ma por dos motivos: uno, porque la “Diplomacia Viable”, que hizo suya, ha permitido el desarrollo pacífico en el Estrecho, centro de la industria de la confección manufacturera de alta tecnología en Asia y el tránsito de la mayor parte del petróleo importado por China y el mundo. Dos, porque Nicaragua es uno de los 22 aliados de Taiwán y hoy, 15 de julio, el mandatario chino visitará nuestro país. La isla es después de Venezuela, Estados Unidos y Japón, uno de los países que más ha ayudado a Nicaragua. Este dato dice mucho de la solvencia democrática de Taiwán: son pocos los países con los que mantiene relaciones diplomáticas. Sin embargo, sus ciudadanos pueden entrar sin necesidad de visa a más de 140 naciones en el mundo y mantiene lazos económicos  y culturales con otro centenar de países y, como una potencia que es, pretende firmar un TLC con su cuarto socio comercial, la Unión Europea.

Programas sociales como Hambre Cero, Usura Cero, Becas, el fortalecimiento a la institucionalidad, la cooperación técnica y los proyectos de infraestructura, entre ellos  la construcción de viviendas, hospitales y escuelas, hacen de esta visita del mandatario taiwanés, una ocasión propicia para agradecer  el mantenimiento de la asistencia. Un alto cargo de la embajada de Taiwán confirmó que el mismo día de su arribo a Managua, Ma será recibido por el presidente de la República, comandante Daniel Ortega y la primera dama, Rosario Murillo.

Acompañarán al estadista taiwanés un grupo de inversionistas y entre ellos hay quienes tienen interés  en la capacidad de producción de energía renovable  en Nicaragua.  La palabra clave en esta materia es INVERSIÓN.  Recientemente se firmó un convenio entre funcionarios del Gobierno nicaragüense y la embajadora del Reino de los Países Bajos en Costa Rica y Concurrente en Nicaragua, Sra. Mette Gonggrijp, para el inicio de los estudios de factibilidad del Proyecto Hidroeléctrico Aguas El Carmen, el titular de ENEL, Ing. Ernesto Martínez Tiffer, recordó que en la actualidad el 51% del consumo de energía surge de fuentes renovables y que el Gobierno tiene el compromiso de que al 2020 más del 80% de la electricidad del país provendría de recursos naturales, sobre todo hidroeléctricos.

En ese contexto, el presidente ejecutivo de ENEL informó que Aguas El Carmen, que se ubicaría en el Río Grande de Matagalpa con un costo de 330 millones de dólares, podría estar en funcionamiento en el corto plazo de tres años y suplirá hasta un 10% de las necesidades energéticas del país cuando esté operando. Para que los inversores taiwaneses tomen nota, Nicaragua tiene un potencial para generar 4,500 MW de energía renovable y hoy día utiliza apenas el 8%.

Hace pocos días el embajador de Taipéi en Managua, Sr. Rolando Jer-Ming Chuang, dio a conocer que en 2006 Nicaragua exportó a Taiwán 8 millones 620 mil dólares y el año pasado, seis años después de la entrada en vigor del TLC, esa cifra se multiplicó por diez hasta llegar a 82 millones 700 mil dólares. Un dato sin duda alguna que demuestra la firmeza de la amistad y la cooperación taiwanesa en un amplio abanico de oportunidades.

El Gobierno, a través de sus instituciones  y también el sector privado deben capitalizar esta oportunidad y poner las cartas sobre la mesa a la inversión extranjera en rubros de enorme capacidad de desarrollo económico y generación de empleo, porque el turismo en todas sus facetas y las energías renovables, son el presente y el mañana para alcanzar niveles de prosperidad a corto plazo que beneficie a todos los estratos en igualdad de condiciones.

Gracias pueblo y gobierno de Taiwán por su invaluable e ilimitada cooperación, salud presidente Ma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus