•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recientemente visitó Nicaragua el Sr. Jean Mendelson, embajador itinerante de Francia, para la preparación de la vigésima primera edición de la Cumbre sobre Cambio Climático (COP 21 por sus siglas en inglés), que se realizará en Francia entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de este año. La COP 21 tiene  como objetivo establecer una alianza por parte de los estados participantes para impulsar esfuerzos a fin de que la temperatura del planeta no continúe incrementando.

Yo me pregunto: ¿Para  qué han servido las 20 COP anteriores? ¿Será de utilidad la que viene? Considero que han sido esfuerzos en vano, en los que se han gastado millones de dólares en su organización, pero los acuerdos han sido papel mojado, empezando por la negativa de las grandes potencias a reducir los gases de efecto invernadero. Ejemplo de esta actitud son los Estados Unidos y China, los mayores contaminantes del mundo, el primero  ni siquiera lo ha firmado y el segundo, aunque lo ha firmado, al ser una economía emergente, no está obligado de momento, a reducir sus emisiones, con lo cual no estoy de acuerdo.

 Cada fin de año, las Naciones Unidas convocan a todos los países del mundo para “encontrarle alternativas de solución” a los problemas del cambio climático, (conferencia de las partes, COP), la problemática del calentamiento global se agudiza en los territorios, es decir, en la dramática realidad que se vive y se expresa en lo general en: aumento del nivel del mar, olas de calor, tormentas apocalípticas, sequía, especies en extinción, enfermedades, desaparición de glaciares, guerras, inestabilidad económica, destrucción de ecosistemas, etc.

En el caso particular de Nicaragua, por la prolongación de la sequía que viene desde el año pasado, los efectos han sido devastadores en la agricultura y la ganadería lo que tiene su expresión en la economía y la sociedad en general.

No hay duda que es en los territorios donde miles de pobladores, la mayoría de escasos recursos, son los que se la juegan en el enfrentamiento con el cambio climático, cada vez toman conciencia de esta problemática y con su iniciativa creadora son capaces de implementar mecanismos de adaptación frente a este flagelo que amenaza con exterminar a la humanidad.
 
Mientras la próxima COP Francia 2015 no augura resultados alentadores, el grupo intergubernamental  de expertos sobre el cambio climático (IPCC),  en su V informe de finales del 2014 señala que:  “Cuanto mayor sea la  perturbación de la actividad humana sobre el clima, mayores serán los riesgos, las emisiones continuadas de gases de efecto invernadero causarán un mayor calentamiento y cambios duraderos en todos los componentes del sistema climático, con lo que aumentará la probabilidad de impactos generalizados y profundos que afectena todos los niveles de la sociedad y el mundo natural”.

El mismo papa Francisco con la promulgación de la “Encíclica Laudato Si” (Alabado seas), ha puesto el dedo en la llaga sobre la problemática ambiental, porque no solo hace un llamado de alerta ante el cambio climático, con consecuencias desastrosas, sino urge acciones concretas ante la degradación social que ha sufrido el planeta en los últimos dos siglos.
Julio 2015.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus