•  |
  •  |
  • Edición Impresa

China y Rusia, instauran un orden mundial alternativo sobre la base de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), la Unión Económica Euroasiática y los BRICS. Washington intenta resistir a este proceso desatando una guerra económica contra los países miembros de la nueva comunidad.

El arquetipo financiero del mundo está cambiando el poderío del dólar como principal arma estadounidense, ya que organizaciones internacionales como OCS, BRICS, Mercosur y la Unión Económica Euroasiática, sustituyen al billete verde con sus monedas nacionales en sus cálculos y transacciones.

Mientras tanto, el monopolio del sistema de Bretton Woods, fundado por el FMI y el Banco Mundial, es un desafío directo del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS y al Banco Asiático de Inversiones e Infraestructura (ABII, por sus siglas en inglés), instaurado por China.

En respuesta a tales acontecimientos, la guerra económica lanzada por Estados Unidos gana impulso después de su primera crisis capitalista de índole macroeconómica. Utiliza la desaceleración económica en China, cual arma psicológica, como medio manipulador del mercado contrarrestando las medidas adoptadas por Pekín y Moscú para frenar la influencia del dólar.

Los expertos opinan, que el reciente ataque en el mercado de valores de China puede considerarse uno de los pasos de Estados Unidos en esta improvisada guerra. Pekín  responsabiliza a Washington del ataque, pero el Departamento del Tesoro de Estados Unidos niega su implicación en el incidente.

Con este comportamiento económico tan agresivo, al parecer Estados Unidos pretende bloquear el rol clave desempeñado por China en la financiación de grandes proyectos de banca, infraestructura y desarrollo que amenazan el dominio global de Washington.

Concretamente, provocar el colapso del mercado de valores chino, perseguía sembrar el pánico entre los inversores, originando una fuga de capitales mediante una masiva venta de acciones.

Los cinco miembros del bloque BRICS, representan un 40% de la población mundial. En su composición actual, aún sin la India y Pakistán (que aspiran incorporarse), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), constituye aproximadamente una cuarta parte de la población de la Tierra.

La cumbre de la OCS --organización que actualmente incluye a Rusia, China, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistá-- tiene como meta iniciar el proceso de incorporación de dos nuevos participantes de pleno derecho: la India y Pakistán.

Los países miembros del BRICS, incrementan su influencia internacional. Será una de las principales instituciones financieras del mundo, especializada en proyectos de infraestructura, en esferas que permitan aliviar puntos críticos contribuyendo al desarrollo del comercio tanto a nivel privado como estatal.

Los BRICS, no están satisfechos con el hecho de que no se logre reformar el FMI y Banco Mundial para vincular sus prácticas con la realidad; el porcentaje que representan los BRICS en la economía global, ya supera el 30% del PIB mundial.

El Banco de Desarrollo del BRICS, está abierto a la incorporación de más estados fundadores. Según datos oficiales entre 2001 y 2014, los BRICS aumentaron su peso en el PIB mundial de 19% a 30%. En 2014, el bloque representaba el 45% de la industria agrícola del mundo, un 17% del comercio mundial y el 13% de los servicios.

Los analistas mostraron cierto optimismo respecto a las perspectivas del banco del BRICS en la palestra global. Servirá para “disputar la hegemonía” de las instituciones financieras tradicionales, permitiendo que otros países accedan al crédito, sin tener que golpear la misma ventanilla. Puede contrabalancear el poder que hoy tienen los sectores más conservadores en la Unión Europea (UE), que proyectan una Europa neoliberal y ordenada bajo la hegemonía norteamericana.

Realmente, tal medida apunta a socavar la salud económica de China, interrumpir la ejecución del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda y otras iniciativas similares de Pekín y Moscú, de los BRICS, la OCS y la Unión Económica Euroasiática. Sostienen los analistas que tal posición de Washington, enrumba al mundo hacia un conflicto global.

*Diplomático, jurista y politólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus