•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este 5 y 6 de agosto, Anapa realizará el primer Congreso Nacional de Avicultura, en el  que se harán presentes pequeños, medianos y grandes productores de carne de pollo, huevos y alimentos balanceados, así como proveedores de la avicultura y expositores destacados en la materia.

La constante evolución de la avicultura nicaragüense, que de forma decidida está comprometida con el futuro de Nicaragua, permite a los consumidores contar con amplia disponibilidad y accesibilidad de alimentos altamente nutricionales.

El esfuerzo de los avicultores aporta el 2.5% del Producto Interno Bruto de la economía nacional, resultado de producir y comercializar en el 2015 unos 290 millones de libras de carne pollo y 600 millones de huevos, con un valor bruto de aproximadamente once mil millones de córdobas, que incluye la industria de alimentos balanceados, cuya producción ha aumentado 18 veces respecto a 1999, según cifras oficiales.

Esta producción sustenta el empleo de unos 25 mil nicaragüenses, más el de proveedores de la avicultura, comercializadores de carne de pollo y huevo, y productores de sorgo, cuya cosecha anual adquieren las plantas de alimentos balanceados.

La producción avícola tiene estrecha relación con la demanda nacional. A la preferencia de los consumidores, la avicultura responde superando el crecimiento de la población y de la economía nacional. Hoy, el consumo per cápita anual es de 100 huevos y 47 libras de carne de pollo; en el 2007 no superaba 60 huevos y 34 libras de carne pollo.

Elevar este consumo per cápita al promedio centroamericano conlleva un potencial de crecimiento que está siendo aprovechado por los avicultores de Nicaragua a partir de la consolidación de la carne de pollo y el huevo en la dieta del nicaragüense, por sus altos valores nutricionales y precios relativos favorables para el consumidor.

Los avicultores realizan inversiones continuas en infraestructura y tecnología, ampliando capacidades de producción con mayor eficiencia, absorbiendo así la demanda creciente. Una mejor selección genética de aves y formulación de alimentos balanceados mejoran la conversión alimenticia. La administración de condiciones, como temperatura, ventilación, iluminación y dosificación de alimentos y agua, minimiza los efectos adversos del cambio climático.

Por su relevancia para la seguridad alimentaria y nutricional, la avicultura es de gran interés para el Gobierno de Nicaragua. Las granjas, plantas de proceso y centros de almacenamiento y distribución están registradas ante el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) y el Ministerio de Salud (Minsa), que con inspecciones permanentes constatan los niveles de producción de carne de pollo y huevos, la inocuidad de estos alimentos y el estatus sanitario de las aves, confirmando a Nicaragua como país libre de enfermedades aviarias de interés económico y cuarentenario.

El fuerte vínculo entre la avicultura y la seguridad alimentaria se concreta en una comunicación amplia y constante entre productores y Gobierno, en el seno del gabinete o sistema de producción, consumo y comercio.

Para fortalecer la avicultura es importante que los productores estén agremiados, de manera que todos cumplamos con objetivos fijados en conjunto.

*Director ejecutivo de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus