•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En dos de los partidos políticos más grandes de Brasil, el de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), este último aliado del Gobierno, se mueven  poderosas  fuerzas que aprovechando las horas bajas que vive la presidenta Dilma Rousseff por la aguda crisis política y económica, para demandar un impeachment (juicio político), y forzarla a que abdique y convocar a  elecciones anticipadas.

Un ejemplo explícito es lo que dijo el expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), del PSDB,  que sería un “gesto de grandeza” que la mandataria renuncie al cargo. Incluso, hace poco pidió a sus dos delfines --aquí hay dos no uno-- Geraldo Alkmin y Aecio Neves, que mantengan un solo discurso en la dirección de pedir que Dilma se vaya. La presidenta tiene apoyos a lo interno y fuera del país.

Alguien que la conoce muy bien dijo recientemente que esta situación no la abatirá ni le provoca inseguridad, porque ella sabe lo que está haciendo.

El otro frente contra Dilma es la Cámara de Diputados. Con 28 partidos políticos hay legisladores para todos los gustos: adinerados, millonarios, religiosos (muchos de ellos evangélicos)  y hasta celebridades, muchos confabulados  para llevar a juicio a la presidenta.  Sigiloso, entre las sombras, se mueve el titular de la Cámara, Eduardo Cunha, un evangélico conservador, que pese a que su partido, el PMDB, es aliado del Gobierno, se declaró opositor. Desde ahí castiga al Ejecutivo aprobando leyes contrarias a los programas de ajustes como estar a favor de aumentos salariales para policías, abogados del Estado y procuradores. Colegas de partido han rechazado su actuación y hay quienes lo  consideran un político arrogante, poco brillante pero con una agenda personal que ha puesto en aprietos al gobierno de Rousseff.

Cunha no se muerde la lengua a la hora de ensayar sus arremetidas: frases como “Brasil está más cerca de Grecia que de China” o “mi índice de aprobación es del 70% mayor al de la presidenta de la República, así que ella es hasta más odiada que yo”. Incluso, dispara fuerte contra todo lo que está a favor de los derechos de los homosexuales y un día llegó a decir que estaba “harto de la ideología gay”. 

La Fiscalía abrió una investigación contra este legislador a quien uno de los acusados en la famosa operación Lava Jato (lavado de autos), le menciona entre los beneficiados con millonarias sumas procedentes del soborno y otras irregularidades. Obviamente él lo ha negado.

El  juez Sergio Moro, que investiga la trama corrupta en Petrobras y que para algunos es un héroe, ha sido señalado de estar parcializado y hasta de ser una ficha de la Cadena O Globo y de sectores conservadores de la derecha.  No es casual, precisan, que el magistrado haya sido nombrado Personalidad del Año por esa corporación hegemónica de medios. En este intrincado asunto de la petrolera fue detenido  José Dirceu, exjefe de gabinete de Lula. Esta detención y el acoso contra la presidenta, sin duda,  pretenden llegar al exmandatario y golpearlo políticamente hasta llevarlo a la cárcel o inhabilitarlo para que no se pueda presentar a las elecciones de 2018.

Una verdad incontrastable es que no toda la crisis es responsabilidad de la presidenta. El propio Lula salió en defensa de la mandataria tras pedir a la población que tenga en cuenta los primeros cuatro años de su gestión y que no se debía juzgar al Gobierno --que tomó posesión por segunda ocasión consecutiva en enero de 2015-- en  seis o siete meses de gestión. El popular dirigente remarcó que uno de los grandes responsables de esta crisis son los mercados de finanzas internacionales.

Neves, a quien señalan de estar detrás de las multitudinarias marchas contra el Gobierno,  pretende nuevamente ser el candidato de la oposición pero no en 2018, sino lo más pronto posible en estas horas de crisis. Cree que tiene una nueva oportunidad. Alkmin, su colega de partido y gobernador de Sao Paulo, posiblemente sea el candidato natural del PSDB en detrimento de Neves, para enfrentar eventualmente a Lula, con quien ya perdió en 2006.

*Periodista nicaragüense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus