•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La educación por excelencia no puede ser abstracta, alejada de la vida cotidiana ni de las características y demandas del contexto. 

En las últimas décadas, la revolución tecnológica ha provocado aún mayores cambios en este sentido, lo que nos inspira con mayor radicalidad en este derrotero de entender la educación como un proceso que ha de estar profundamente situado en las particularidades específicas del país, conjugadas desde la unidad en la diversidad.

Esto es relevante, por cuanto los aprendizajes más efectivos lo son, en la medida que responden a las características de cada sujeto, estando situado en un contexto específico con características y demandas que difieren de las de otros contextos.

Paradójicamente a esta inspiración necesaria de respeto a la diversidad de contextos, la globalización y su revolución tecnológica aspiran, más bien, a unificar contextos, culturas y enfoques educativos, dejando de lado especificidades y diversidades de los países, comunidades y personas.

Pero mientras los cambios drásticos del mundo actual son excesivamente rápidos, los de la educación caminan sumamente lentos, lo que plantea enormes brechas entre las demandas del desarrollo del país y sus localidades, y la capacidad de respuesta de su educación.

Esta intencionalidad de respetar la diversidad, ha permeado relativamente los ámbitos simbólicos del discurso educativo y los currículos. En nuestro caso, los currículos de los distintos niveles y modalidades educativas expresan intencionalidades que también se refieren, aunque parcialmente, a los contextos y sus requerimientos  específicos; no obstante, por lo general lo hacen más por responder a una moda, que por comprender esa necesidad y comprometerse con su puesta en práctica.

Al haberse diseñado los currículos con estas características, es obvio que ello tiene severas consecuencias para la enseñanza, la evaluación y el aprendizaje. Adicionalmente, cuando los maestros y maestras se forman también desde este mismo enfoque, sin evidenciar la atención a la diversidad y situar la enseñanza en los contextos específicos de los estudiantes, la respuesta del aprendizaje será deficitaria, sin significado ni utilidad alguna.

Por estas y otras razones es que, si bien es cierto el país requiere un Currículum General, con apertura a que pueda ser situado y adaptado a las circunstancias y demandas de cada contexto, también lo es que al nivel local se logre completar este Currículum con un Currículum Local, en el que se patenticen las particularidades y demandas del departamento y sus municipios.

Los principios de la didáctica actual otorgan gran importancia, no solo al Currículum Local sino, sobre todo, a que los contenidos de enseñanza surjan de las necesidades y particularidades del contexto, respondiendo de manera situada a los imperativos locales, los que, a su vez han de estar articulados con el Currículum General del país, en el que se reflejan aquellos contenidos, competencias y valores que nos unen como nación.

Lo dicho demanda que los contenidos de enseñanza se expresen en actividades de aprendizaje, y faciliten a los estudiantes estrechar vínculos entre sus saberes previos construidos en sus interacciones con el contexto familiar y comunitario, y los saberes de las disciplinas correspondientes. 

Las investigaciones en didáctica moderna han demostrado que, cuando estas actividades se realizan solo transmitiendo saberes separados de los contextos y situaciones que viven los estudiantes, en el momento que estos requieran aplicarlos al contexto con utilidad, se sentirán totalmente imposibilitados de transferir lo que aprendieron en un contexto académico, sin vínculos con lo cotidiano.

Lo anterior explica que la mayor parte de lo que aprenden los estudiantes de los distintos niveles,  desconectado del contexto cotidiano y no situado en sus demandas y características, quede limitado a ser reproducido solo al interior del aula para el examen, pero sin  posibilidades de ser  aplicado en los contextos diarios. Esta es, quizás, la principal tragedia que imposibilita el logro de una calidad educativa auténtica, con aprendizajes significativos y útiles para el desarrollo del país.

*(Ideuca), Educador, Investigador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus