•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ha sido noticia mundial. La Agencia de Medicamentos de EE.UU. (FDA), dio luz verde a la venta de la flibanserina, que trata la pérdida del deseo sexual en las féminas.

La necesidad periodística de provocar un shock noticioso hizo llamarla la “viagra femenina”. Así el lector tendría noción visual de lo aprobado por la FDA.

Nada tiene que ver la flibanserina con la pastillita azul, causa de una revolución entre el sexo considerado “fuerte” (tanto y tan fuerte que necesita pastillas color pitufo).

Si el viagra debe tomarse una hora antes, la flibanserina requiere semanas y hasta meses para producir efectos. Aún así, los estudios sólo determinaron un incremento máximo del 10%  en el interés sexual de las mujeres sometidas al estudio.

Además, la flibanserina aparece con fuertes contraindicaciones. Mareos, somnolencia, sequedad, fatiga… En fin, que a la fémina podría salirlecontraindicado el gusto.

La flibanserina, además, viene en color rosa, lo que parece sexismo puro y duro, pues rosa ha sido el color de las niñas educadas como idiotas, como la tan idiota Barbie.

Tiene, además, límites temporales. No vale para mujeres que alcanzaron la menopausia. Es decir, serviría, injustamente, a menores de 40.

Edades aparte, tedio, pérdida de imaginación, obesidad, descuido, son causa del desinterés sexual en la pareja. Para esos males no hay pastillas que valgan.  

Con los años la sexualidad cambia, decía una psicóloga. La habilidad estaba en reinventar el sexo. Más fácil alcanzar la Luna.

*Experto en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus