Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se podía escuchar a través del patio, corredor, sala de estar y dormitorios, el silbido del viento traspasando la puerta abierta y tocando los típicos adornos que suenan cuando chocan los tubitos unos con otros. Una casa llena de gente y vacía de espíritu y corazón. Una casa donde no había vida, solo almas deambulando. Un lugar que parecía el limbo en la Tierra. 

El patrón no era más que un desdichado, vulgar, malcriado pero religioso, eso sí. Tenía algo así como una mansión. Invitaba siempre a toda su familia para sentirse querido y no solo, pero la familia solamente iba por la comida y la bebida. Tenía rasgos de ser el menor de todos sus hermanos, de ser siempre el menos querido y siempre hacer las cosas mal.

Un día de esos en los que invitaba a todo mundo, los trató mal por un mal entendido entre ellos, y a ser una persona tosca y de carácter, vio un efecto en las demás personas que poco a poco él le iba sintiendo gusto. Cada día se esmeraba más en hacer sentir mal a las personas, pero como tenía casi todo resuelto, no le importaba nada, y siendo religioso, según él, era perdonado por Dios al rezar y orar diario, y que así él iba a estar bien toda la vida. 

Pedía a Dios, o al ser al que le rezaba y oraba, que la familia lo perdonase así porque sí. Creía que con la religión o su estilo de vida, estaba bien para siempre.

Entonces, una vez que en la madrugada se escucharon llantos y pasos de las empleadas y mayordomos al huir, el patrón estaba empezando su segundo ciclo de sueño. Al despertar vio una casa que él había forjado, llorando, sufrido y gritado, ahora se deshacía junto con sus plegarias de falso amador y religioso. 

Ahora la casa era un cementerio de una sola alma en busca de quien molestar, como un malogrado. Ahora no quedaba tiempo ni de reflexionar ni de pensar. 

“Cada hombre sufre las consecuencias de sus propios actos  y aprende de ello, mientras ayuda a sus semejantes en la liberación; rezar a Buda o a un Dios no sirve de nada para evitar el efecto que sigue a su causa”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus