•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fanáticos antiislámicos de Estados Unidos están difundiendo un falso discurso que nunca pronunció el presidente de Rusia, Vladímir Putin, atacando a los inmigrantes, especialmente a los musulmanes. Independientemente de lo que cada cual piense de Putin, nadie duda de su inteligencia; y un político tiene que ser muy bestia, como Donald Trump, para ofender a un sector importante de su país. Según tales fanáticos, Putin --resumidamente-- habría dicho: “En Rusia hay que vivir como los rusos. Cualquier minoría que quiera vivir en Rusia, para trabajar y comer en Rusia debe hablar ruso. Rusia no necesita minorías musulmanas. Las costumbres y tradiciones rusas no son compatibles con la falta de cultura de los musulmanes”.  

¡Ridículo! Para empezar, en Rusia hay 160 grupos étnicos que hablan unos 100 idiomas, y cada comunidad tiene su propio idioma junto al ruso, como oficiales. Y después del cristianismo ortodoxo, los musulmanes constituyen la segunda religión más importante y grande de Rusia… ¡desde el siglo X!  Hay 20 millones de musulmanes rusos y normalmente llegan algunos inmigrantes musulmanes. Conozco mezquitas muy antiguas y desde 1990 se construyen miles nuevas y decenas de madrazas (escuelas islámicas). De cierta manera Rusia está entre los países musulmanes, al punto de integrar como observador la Organización de la Conferencia Islámica. 

Más bien Putin --que confiesa ser cristiano ortodoxo-- ha dicho: “El Islam es parte importante del patrimonio espiritual de Rusia. Sus enseñanzas se basan en los valores de la bondad y la justicia, la misericordia y la preocupación por el prójimo. Es encomiable la actitud de los líderes musulmanes de Rusia contra el extremismo”. (Saludo de Vladímir Putin al finalizar el Ramadán. Julio 2015. Agencia Nóvosti). Por supuesto que Rusia lucha contra el terrorismo, el yihadismo y el “Estado Islámico”, cuyas mayores víctimas son centenares de musulmanes pacíficos e inocentes cruelmente masacrados. Rusia ayuda a los gobiernos de Siria e Irak para combatir al “Estado Islámico”.

Los antimusulmanes agregan que “Putin es un líder comunista”. ¡Cuánta ignorancia! Dicen disparates por la desinformación y pobre educación que en EE.UU. tienen sobre historia, geografía y política de otras partes del mundo, pues los estadounidenses aprenden cosas de EE.UU., pero casi nada del resto del planeta. Putin no es comunista. Rusia dejó de ser comunista en 1990, gracias a Mijaíl Gorbachov que con la perestroika (renovación) y la glásnost (transparencia) inició cambios que transformaron a Rusia en un país capitalista con democracia parlamentaria, como casi toda Europa. 

Rusia y EE.UU. tienen historias diferentes. La cultura rusa es antiquísima pues su historia comenzó en el siglo II con la confluencia de vikingos y eslavos orientales. El primer Estado ruso, la “Rus de Kiev”, nació en el siglo IX  y adoptó el cristianismo haciendo una síntesis de las culturas bizantina y eslava que destacan en su cultura milenaria. EE.UU. es reciente y sin cultura propia. Tiene tantas culturas como grupos de inmigrantes. Nació como colonia inglesa apenas en el siglo XVII, y como nación hasta el siglo XVIII, siendo un país de inmigrantes originarios de diferentes continentes (europeos, africanos, americanos, asiáticos), de diversas razas (incluyendo los sufridos negros descendientes de los africanos esclavizados), con diversidad de idiomas (ciudades como Miami y Estados como California hablan más español que inglés), y diversidad de religiones y culturas. 

Afortunadamente en EE.UU ya no imperan los WASP (White, Anglo-Saxon and Protestant), ni podrán adueñarse nuevamente del país, aunque despotriquen algunos políticos como Donald Trump y otros de la misma línea. ¡Me gustan los EE.UU. de hoy! Y bienvenidos sean los musulmanes pacíficos, allá y en cualquier nación.

* Abogado, periodista y escritor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus