•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las últimas semanas  hemos visto un desborde de la cooperación de la República de China (Taiwán)  a Nicaragua con ímpetu, casi con frenesí,  que va desde el ya emblemático programa de becas (más de 320 nicaragüenses favorecidos), a la presencia en Managua del auditor general de ese país, el envío de técnicos para prestar ayuda técnica en un sistema de riego y la promesa del gobernante asiático de explorar las posibilidades de invertir en la construcción del puerto de aguas profundas en Monkey Point, en el Caribe Sur.      

En un gesto de agradecimiento el presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega, dejó claro ante su homólogo chino que nuestro país continuará alzando su voz en Naciones Unidas para que Taiwán tenga mayor presencia en ese foro mundial, sobre todo, en las instituciones relacionadas con el campo humanitario. Pongan atención a esto. Lo expresado por el comandante Ortega no fue nada protocolario. Cuando el embajador de Taiwán, Sr. Rolando Jer-ming Chuang,  presentó sus cartas credenciales a principios de julio ante el gobernante sandinista dijo: “Desde hace más de 60 años Taiwán tuvo que trabajar duro para sobrevivir, desarrollarse y vivir en un aislamiento internacional. Es por eso que en Taiwán sabemos muy bien la importancia y el valor de la amistad”.

Las palabras de Ortega y las expresadas después por el diplomático taiwanés sintetizan la profunda amistad que une a ambos pueblos y gobiernos en el marco de una relación sólida y duradera encumbrada por la cooperación bilateral, las relaciones comerciales y el intercambio cultural, rico y abundante. Hace poco los medios informaban sobre la entrega de  fondos a la Policía y el Ejército para la elaboración de uniformes. Un dato que ilustra esta acción señala por ejemplo que en los últimos 15 años el gobierno de Taiwán ha desembolsado 6.4 millones de dólares para la fabricación de uniformes de la Policía Nacional.

Hace poco también le fue entregada una cantidad de recursos a la Cancillería nicaragüense para apoyar el cumplimiento de las actividades del servicio exterior. Además, hubo una cantidad específica para el desarrollo de la Feria Nacional de la Tierra en su edición 14. Desde su embajada en Managua, como se canaliza mayoritariamente la cooperación bilateral, prestaron toda su ayuda para que una misión empresarial de Nicaragua estuviese presente en la vigésima quinta Feria Internacional de Alimentos efectuada en Taipéi.

Debo resaltar  el envío de la misión técnica taiwanesa a nuestro país en tiempo récord para estudiar y evaluar diversas fuentes hídricas de cara a un programa de riego. Fue una petición que hiciera el presidente Ortega al mandatario Ma en julio pasado. La respuesta fue inmediata. En cuanto al apoyo solicitado por el comandante Ortega al presidente Ma para la construcción de un puerto de aguas profundas en Monkey Point, en el Caribe Sur, entre Bluefields y Punta Gorda, tuvo eco en el gobernante taiwanés que pidió información sobre el plan y los estudios de factibilidad que ya existen, para proceder a una evaluación. Este propósito es un sueño de más de un siglo. Ortega recordó que la construcción de ese puerto (500 kilómetros al sureste de Managua), no se ha hecho realidad porque no hay comunicación terrestre entre el Pacífico y el Caribe. Sin embargo, dijo que esa conexión está en ejecución y estará lista en el primer trimestre de 2016.

“Vamos a tener una respuesta de cómo apoyar este proyecto de un puerto en particular”, precisó el jefe de Estado de Taiwán al tiempo que su canciller David Lin confirmó que la asistencia será exclusivamente  técnica. Para que tengamos una idea clara de la importancia fundamental que tiene la construcción de ese puerto en el Caribe Sur (Atlántico), el 56% de las exportaciones e importaciones de Nicaragua salen y entran por los puertos Cortés (Honduras) y Limón (Costa Rica). La mercadería que el país mueve por ambos puertos es de aproximadamente 100 mil contenedores anuales con destino al Caribe, Suramérica, costa este de Estados Unidos y Europa. Con el puerto de Monkey Point  Nicaragua se ahorraría 1,100 dólares por contenedor. Una vez más Nicaragua y Taiwán lo lograrán.

*Periodista nicaragüense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus