•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un espectro recorre Europa: el de la inmigración desesperada, no solo de hambrientos, sino también de miles de personas huyendo de las guerras, que los propios intereses europeos junto a los de su socio estadounidense, han propiciado organizado, alentado y financiado en esas naciones.

Intereses creados al ritmo de los grandes bancos y mega holding, que expolian a África (desde el inicio de los tiempos), a Medio Oriente y Asía Central, desde que se descubrió que sus entrañas albergaban océanos de petróleo.

Irónicamente se pensaría, que los inmigrantes van a Europa por lo suyo, por las grandes fortunas que han extraído de sus países a lo largo de la historia, pero ahora el contexto es diferente.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en lo que va del año han arribado unos 350,000 inmigrantes y refugiados; la mitad a través de Grecia y la otra parte desde las costas africanas.

Según datos de Frontex (Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores), de enero a junio (2015), la “Ruta del Mediterráneo Oriental” registró 79,286 personas y entre Libia e Italia 67,286.

De enero hasta la fecha, han ingresado a Europa alrededor de 350,000 inmigrantes; en el mes de julio, el número fue mayor que en todo 2013. Llegaron a Grecia unas 60,000 personas, incrementándose un 750% respecto al mismo mes de 2014.

Ante los más recientes hechos trágicos que han cobrado la vida de cientos de migrantes que llegan a diversos países de la Unión Europea, esta convocó a los ministros de los Estados miembros a reunión urgente, para el próximo 14 de septiembre, buscando soluciones a la crisis de inmigración.

Desde inicios de año, alrededor de 2,700 personas han muerto intentando atravesar el Mediterráneo. Hasta agosto más de 350,000 refugiados huyeron de la violencia o el hambre en sus países nativos.

Pese a tales hechos, rehúsan admitir que la crisis de migración no consiste en la llegada de población extranjera a los países receptores de mano de obra, sino en la prohibición de los flujos migratorios, derivando en la muerte o el encierro de seres humanos que escapan de conflictos armados o regímenes totalitarios que atentan contra su existencia.

Tal prohibición obstaculiza y criminaliza, tornando peligroso un tránsito de personas que debiera ser reconocido como un útil y necesario mecanismo compensatorio y atenuante de las asimetrías económicas globales.

Esta política de criminalización de los migrantes resulta injustificable, particularmente en este momento histórico, caracterizado por la integración de un mercado y una sociedad que se pretenden globales, que supone el libre tránsito de mercancías y capitales.

Dimitris Avramopoulus (comisario encargado de Inmigración de la Unión Europea), externó que, “la inmigración no es un problema griego ni alemán, ni italiano, ni húngaro, ni austríaco” sino “europeo”.

Angela Merkel y François Hollande, se situaron como líderes que buscan solución a la crisis migratoria europea, por un reparto equitativo de refugiados en todos sus países.

Europa se mueve entre varias fronteras inciertas: la de sus valores, del humanismo, solidaridad, miedo, racismo, cálculos políticos y las medidas férreas, orientadas a detener la marea migratoria, rehusándose a recibirlos, forzándolos a retornar a sus países. La complejidad del drama y la crisis es tal que, tragedias como las de Austria pueden propagarse con destructora frecuencia.

La marea humana, ha generado ya un estado de emergencia que eclipsa por completo en la agenda política las otras crisis, algunas muy graves, como la del euro, la creciente polarización norte-sur, entre otras.

La crisis migratoria en Europa, amenaza con hacer colapsar los instrumentos de cooperación, los mecanismos de seguridad y el orden público.  La falta de una política unitaria genera fuertes tensiones y desconfianzas que tienen graves efectos para la cohesión. Mientras tanto, un nuevo fantasma recorre Europa, quien parece estar jugando a la ruleta rusa.

*Diplomático, jurista y politólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus