•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una gran mayoría de centroamericanos consideramos que la República de China (Taiwán) es una potencia tecnológica mundial y está entre las primeras 20 economías del globo porque tiene en la China Continental a su más consistente socio comercial o porque mantiene lazos económicos muy firmes con una buena cantidad de países del continente asiático, aunque no hayan relaciones  diplomáticas oficiales como las tiene con sus 23 aliados, 12 de los cuales están en América (seis en Centroamérica, cinco en el Caribe y uno en Sudamérica). No obstante, la isla mantiene relaciones sustantivas de tipo comercial con más de 120 países.  En nuestro hemisferio Taiwán representa una robusta relación comercial, por ejemplo, desde el año pasado es el décimo socio de Estados Unidos. En esa fecha el comercio bilateral entre ellos totalizó 56 mil 400 millones de dólares, mientras EE.UU. vendió productos a Taiwán por 22 mil 270 millones  de dólares  la isla exportó a Estados Unidos 34 mil 150 millones, en ese sentido, Taiwán quedó 
con una balanza favorable de más de 11 mil millones de dólares. 

En Colombia y México, dos países económicamente fuertes de nuestra región continental Taiwán tiene representaciones comerciales muy significativas. Meses atrás Colombia le compró a la isla productos por 410 millones de dólares. ¿Qué negoció? Motos, bicicletas, accesorios para estos vehículos, láminas de acero, telas, entre otras cosas. A su vez, Taiwán obtuvo de este país latinoamericano carbón, chatarra metálica, cueros, café y juguetes.  En México, una empresa Taiwanesa, Sixxon, invirtió 40 millones de dólares en una planta de cajas de velocidad para autos. Para este año está previsto que se asienten en ese país dos firmas más porque los taiwaneses tienen muy claro que México es el octavo productor de autos del mundo y en 2017 se ha fijado como meta fabricar 4 millones de vehículos. ¡Alto! Eso  no es todo. Taiwán le proporciona a México herramientas para la industria aeroespacial, rubro en el que México ha crecido significativamente.

¿Qué tiene que ver  Nicaragua en este intercambio comercial de dimensiones hasta ahora prohibidas para nosotros y con algunos rubros ajenos a nuestro incipiente desarrollo? No es la primera vez que me pronuncio a favor de un crecimiento del intercambio comercial y de inversión entre Nicaragua y Taiwán, un país aliado y solidario, con un desarrollo impresionante al mejor estilo del primer mundo. Pues bien, hace pocos días, a propósito de la visita a nuestro país de una delegación de Jóvenes Embajadores de Taiwán,  precisamente para promover intercambios culturales, su economía y su desarrollo social, la exembajadora en Nicaragua, Ingrid Hising --quien está al frente de esta misión--  confirmó, en su calidad de Directora Ejecutiva de la Oficina Comercial de Centroamérica (Cato), que muy pronto llegará a Managua una delegación de representantes de empresas operadoras turísticas y de inversionistas  para auscultar las posibilidades de hacer negocios en esta zona. Ingrid dijo algo muy importante. 

Anualmente 10 millones de taiwaneses viajan por el mundo. Esto es que más del 40% de la población de la isla es amante del turismo y Nicaragua tiene ya qué ofrecer aunque sea a una mínima parte de esos viajeros en la medida del crecimiento del sector, carreteras, energía, hoteles, hostales, comunicaciones, en otras palabras, infraestructura, porque contamos con grandes riquezas naturales y la inteligencia de  nuestros artesanos, operadores turísticos privados , Intur, pequeños empresarios del rubro, en fin, es incontable el potencial físico y humano para avanzar con mayor rapidez en este campo, que también es fundamental para el desarrollo de nuestro país. Siempre lo he dicho, hay talento, quizá haya que promocionar con un poco de ingenio y agresividad las bellezas naturales de nuestro país, no lo dudo, se hacen esfuerzos  en esa dirección. Taiwán reconvirtió en la década de los años 60 sus industrias al sector de las altas tecnología, no necesariamente vamos a copiar el modelo, pero tenemos oportunidad de intentarlo a través del turismo como ya empezó en otras áreas.


*Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus