•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Septiembre, por varias generaciones en Nicaragua, nuestra querida patria, ha sido y es reconocido como el “Mes de la Patria”. Aunque --como en muchas cosas de importancia-- por algunos no se reconoce su valía meritoria, demostrada en la historia. Podría ser por falta de civismo, que a veces se ignora por la pobre educación; o por la oculta egolatría, que se personifica en intereses individuales; o cuando se degenera la política en politiquería.

Por tal razón, en los necesarios programas establecidos por los ministerios de Salud y Educación --especialmente en los de enseñanza-- la administración gubernamental debiera asumir la relevante responsabilidad de las clases de Moral y Cívica, que son insustituibles, por ser la base de una ciudadanía consciente, como parte de la formación, espiritual y cívica de todo ser humano.

Dios da a todos, con la vida, el privilegio de dones especiales, incluso el raciocinio y criterio propio. Somos responsables de nuestra progenie, desde el proceso de su nacimiento hasta tener uso de razón; y también del propio comportamiento y, a la vez, de colaborar con quienes tengan tal responsabilidad, especialmente con los maestros.

La moralidad y civismo son los pilares que deben mantener exitosa a la madre patria, y luchar evitando el contagio de falaces  politiquerías y de mezquinos intereses ególatras, que tergiversan la justicia y las leyes, aunque legalmente hayan sido constituidas.

Estas alteraciones fueron la causa de que, a los 35 años de nuestra Independencia --declarada un 15 de septiembre, hace 194 años--,  se estancara el progreso y se provocara el serio problema de William Walker.

Nuestro bello país, de una envidiable ubicación y  potencial riqueza, es un singular regalo de nuestro  Creador. Pero, aun con la devoción a la Inmaculada Virgen María, no se ha sabido vivir cristiana ni cívicamente, siendo estas las razones por las cuales, nuestra historia --desde la Independencia-- esté salpicada de sucesivos conflictos bélicos intestinos, que en todo concepto han estancado el desarrollo y que también por dichas razones, con pocas excepciones, se han tenido serias fallas gubernamentales.

También los partidos políticos, con intromisiones politiqueras, han sido causa de dichas luchas intestinas, queriendo adueñarse del poder.

Así, uno de ellos, con esa finalidad, importó de Norteamérica al ejército invasor de  William Walker, quien para posesionarse, no solo del poder, sino también del país, combatió contra el gobierno, se autonombró presidente y, cuando no lo logró, partió incendiando Granada.

Así, a poco  de haber sido proclamada la Independencia, ya se estaba perdiendo.

Sin embargo, el pueblo consciente de lo que perdía a causa de las guerras fratricidas, por gracia de Dios, reflexionó a tiempo y tuvo la sensatez de unificarse, al margen de la política sectaria, para luchar unido en contra de los invasores, al mando de verdaderos patriotas.

Fue así que heroicamente, el 14 de septiembre de 1856 --hace 159 años-- el contingente militar patrio, al mando del general José Dolores Estrada, se cubrió de gloria en la Batalla de San Jacinto, derrotando a los invasores.

Y esta es la razón por la cual a septiembre se le llama: el Mes de la patria.

*Miembro de Ciudad de Dios y Redemptor Hominis.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus