•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En abril de este año M&R Consultores presentó una encuesta en donde el 74.8% de los entrevistados consideró que era importante votar en las elecciones generales de 2016, el 86.2% dijo que los comicios serían justos y limpios y más del 65% afirmó tener confianza en ese proceso. Días atrás la encuestadora Cid Gallup Latinoamérica (con sede en San José, Costa Rica), presentó los resultados de una consulta desarrollada en todo el país, exceptuando Corn Island, entre el 1 y el 7 de septiembre, según la cual el 48% dijo que tenía “mucha seguridad” de votar en noviembre del próximo año, el 17% respondió que poca seguridad de votar y un 22% dijo que no tenían ninguna seguridad de participar en ese proceso.

Entre quienes respondieron que tienen mucha seguridad y quienes dijeron que tienen poca seguridad de votar, entonces es probable que voten, suman 70% contra apenas un 17% que respondieron que no tienen ninguna seguridad de ejercer su derecho al voto, lo que me demuestra que --como dije hace cinco meses en otro artículo-- los nicaragüenses siguen teniendo confianza en el árbitro a pesar de las campañas mediáticas para desacreditarlo.

Pero el asunto en relación con los resultados de esta última consulta no solamente tiene que ver con el Consejo Supremo Electoral, como poder del Estado, sino también con los resultados después de 8 años de gobierno del comandante Daniel Ortega y su equipo de apoyo con la primera dama Rosario Murillo a la cabeza.

Cid Gallup revela que el 54% de la muestra de 1,202 nicaragüenses entrevistados dice que es conveniente que Daniel Ortega se presente nuevamente para un nuevo período, contra un 33% que no está de acuerdo y un 13% que no respondió la pregunta, mientras un 57% confirmó su respaldo al partido de gobierno, el FSLN.

En abril, según M&R, los encuestados en un 50.9% dijeron estar de acuerdo en que el comandante Ortega se presente para una nueva postulación en 2016. En aquella fecha el 69.3% aprobó la gestión del Gobierno, en la última consulta de Cid Gallup que divulgó El Nuevo Diario, el 72% considera que la economía ha mejorado y quienes dicen que está peor que el año pasado, son precisamente y que tiene lógica, quienes afirman que no van a participar en las votaciones de 2016. Esto quiere decir, redondeando la cantidad, que solamente dos de cada diez nicaragüenses piensan que la economía no ha experimentado mejoría.

Los programas sociales del Gobierno se llevan las palmas. Sin embargo, la consulta de principios de septiembre señala que la principal preocupación del 32% de los entrevistados sigue siendo el desempleo y el costo de la vida. El año pasado esta percepción era para el 21%. Por supuesto, aquí la responsabilidad de que haya habido un incremento de un poco más del 10% en esta sección es compartida entre el Estado y la empresa privada, sea esta pequeña, mediana o grande.

En cuanto al segmento de opinión de figuras públicas, los resultados de la consulta tienen sentido, sobre todo cuando se refiere a la imagen favorable de la cual gozan tanto el presidente Daniel Ortega como su esposa Rosario Murillo. Que si doña Rosario tiene las simpatías del 70% de los nicaragüenses y el comandante Ortega el 65%, es relativo, ambos tienen un nivel de opinión favorable muy por encima de cualquier otra figura pública, sea candidata o no para los comicios de 2016. Lo que valoró el entrevistado a la hora de responder fue sobre la imagen que tienen de cada una de las personas que les presentó la encuesta, que algunos columnistas o comentaristas en los medios de comunicación o aspirantes a ser candidatos el próximo año pretendan desacreditar la encuesta y denigrar a los personajes ya mencionados, ese es su triste papel.

Estas fábricas de desinformación deben estar muy preocupadas porque a quienes ellos representan, que coincidencia, en la encuesta de abril y la de hace pocos días, no suman dos dígitos. Luego no vengan a responsabilizar de sus desgracias al Consejo Supremo Electoral.

*Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus