•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo país, por lo más recóndito que se encuentre, creo que no tiene, sino que debe de tener relaciones con los demás países y no solo con los de su alrededor, con los de todo el mundo.

Quizás en nuestro país no nos damos cuenta de cuáles son estos tratados de comercio que tiene y que gracias a ellos somos aptos de comprar ciertas cosas para el hogar, para comer y hasta para lucir. No digo que sea de mucha importancia saber cuáles son estos, pero si es bueno que reconozcamos que debido a ellos poseemos muchas cosas que nos facilitan la vida, y que siendo sinceros, a Nicaragua le costaría mucho empezar de cero con ciertos objetos que son exportados por los demás países.

Pero esto no solo se trata de exportaciones y que nos sale accesible en cierta parte, también se refiere a las relaciones personales que el país tiene, hablando específicamente sobre las embajadas, embajadores, el cuerpo diplomático de todos los países que existen acá y los distintos ministerios, periodistas, políticos, empresarios nacionales.

Y viéndolo de esta forma, las reuniones y recepciones que realizan las embajadas en distintas fechas festivas, son una vía importante para que estos funcionarios de nuestro país hagan amistades entre ellos mismos o con los de otros países, porque no solo ayuda a estas personas siendo sociables, ayuda también a que estén en constante contacto para que entre ambos se faciliten información, hagan planes de trabajo dependiendo de cuáles sean y para que de una u otra forma sean invitados a otra de estas reuniones y que de la misma manera sigan conociendo y construyendo amistades que a largo o corto plazo los beneficiarán.

A pesar de mi juventud, he podido asistir a distintas de estas recepciones que con dedicación y motivación las embajadas realizan para conmemorar quizás el día de independencia o una fecha importante en la historia del país, en donde he sido capaz de observar que muchas personas importantes llegan a charlar, conocer, celebrar y compartir con las demás personas de su tipo, con una buena cantidad de comida que es preparada previamente para todos los invitados, obviamente depende del país que sea.

En una de estas asistencias me sentí orgulloso de mí mismo y de lo que he logrado hacer hasta ahora aunque sea poco, ya que el embajador de México en Nicaragua, señor Miguel Díaz Reynoso, me felicitó y me compartió muy agradablemente que él es lector de artículos cada domingo aquí en El Nuevo Diario que tan amablemente me ha abierto las puertas y me ha dado la oportunidad de escribir, lo cual quiero compartir públicamente.

También agradezco a otro lector de mis artículos, no menos importante, el señor canciller de la República, Samuel Santos López, quien así me lo dijo personalmente, y al presidente del Cosep, don José Adán Aguerri.

Entonces, siendo estas relaciones entre países importantes para el desarrollo social y económico de ambos que estén en acuerdos, se puede decir que Nicaragua no se está quedando atrás, trata siempre de estar en contacto con otras naciones que nos ayudan siempre y que de igual forma nosotros los ayudamos con el arduo trabajo diario.

Nicaragua es un país que está empezando a crecer más debido a todas las personas que se preocupan por ella y quieren que prospere, aunque sea poco a poco, no importa las dificultades que se presentan, siempre se superan, pero igual, se necesita de la ayuda de otros países para que ambos crezcamos y tengamos a una Nicaragua más próspera, que lo tiene bien merecido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus