•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las últimas semanas, varios policías nacionales han muerto en su lucha contra el delito. Ese riesgo forma parte del trabajo de todas las policías del mundo, aunque no todas las policías del mundo tienen el mismo porcentaje de bajas en actos de servicio.

El elemento diferencial está en las condiciones de seguridad de los miembros de las fuerzas de orden público. Puede uno verlo en las películas de los países desarrollados.

Aparecen los policías en situaciones de riesgo protegidos y armados como en el filme Robocop. Cascos, chalecos antibalas, protectores de hombros, rodillas, codos, etcétera. 

Es cuestión de recursos. Nicaragua es país pobre y no tiene cómo adquirir esos medios. No, con fondos del Estado. Sí, requiriendo a las grandes empresas que aporten su cuota.

Empresas que pueden pagar a guardias privados –que usan chalecos antibalas- pueden pagar para adquirir medios para nuestra sacrificada policía. Pueden, con toda seguridad.

Puede el Estado establecer un impuesto de seguridad a esas empresas, de donde obtener recursos para mejor proveer a nuestra policía. No quebrarán esas empresas, lo sabemos. 

Nuestra policía cobra poco, trabaja mucho, asume demasiados riesgos, hasta perder la vida. Dotarlos de equipación adecuada requiere deunos pocos millones de dólares.

Así como se pagan impuestos por servicios de luz y agua, las grandes empresas deben asumir impuestos por seguridad. Un chaleco antibalas cuesta 200 dólares. Una vida humana no tiene precio. 

Es cuestión de tomar la decisión. Simplemente tomarla.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus