•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A finales de septiembre, los talibanes conquistaron Kunduz, ciudad al noroeste de Kabul, provocando asombro general. Medio mundo daba por amortizada aquella guerra.

Fue hace catorce años que EE.UU. decidió invadir Afganistán, achacando al gobierno de este país la responsabilidad de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Dio, así, inicio a la más larga guerra de los últimos cien años. A la guerra más larga de EE.UU. En su afán por disfrazar una invasión pura y dura, EE.UU. creó una coalición internacional, con más de 300,000 efectivos, suma de fuerzas regulares y “contratistas”, eufemismo de mercenarios.

Tras trece años de guerra, a finales de 2014, EE.UU. dio por concluida la operación. Antes, sus aliados se habían retirado de uno en uno, con más pena que gloria.

Trece años de guerra inútil, sin la más mínima posibilidad de victoria. La maquinaria militar más potente del mundo resultó ineficaz ante la guerrilla.

Tras Vietnam, Afganistán constituye el mayor fracaso militar de EE.UU., seguido de Irak. Dicho de otra manera, EE.UU. no gana una guerra desde la Segunda Guerra Mundial.

La Segunda Guerra Mundial fue guerra de muchos países. En Europa, fue ganada por la Unión Soviética. En Asia, China ahogó al ejército japonés. EE.UU. no fue lo principal.

EE.UU. ejecuta el 50% del gasto militar mundial. 500 mil millones de dólares. Gasto improductivo. Las guerras no son sumas de dinero.

EE.UU. ha decidido mantener 9,000 soldados. ¿Pararán a los talibanes?

*Profesor de Relaciones Internacionales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus