•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque existe un escenario regional favorable para la construcción de un marco jurídico y político que facilite procesos de protección hacia el colectivo LBGTI, la realidad es que en este escenario también se manifiesta deterioro en el Estado de Derecho, puesto que no se reconoce la diversidad sexual como parte integral de la sociedad; muestra de ello son los reportes sobre crímenes de odio que han estado al descubierto en los últimos años en el Triángulo Norte de Centroamérica.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) afirmó en el Estudio Global sobre Homicidios (2011) que el Triángulo del Norte de Centroamérica, es decir, Honduras, El Salvador y Guatemala, constituye una de las regiones más peligrosas y violentas del mundo, siendo Honduras el país que evidencia la más alta tasa de criminalidad basada en odio hacia el colectivo LBGTI.

El estudio presentado por el Observatorio Regional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), realizado durante el periodo 2011-2014, refleja registros de 119 homicidios hacia la comunidad de diversidad sexual. 

El Salvador ocupa el segundo lugar como el país más violento de la región, en sus reportes expresan que el 52.5 % de las mujeres transgéneros han vivido un episodio de violencia y se reportan 22 crímenes en mujeres trans y hombres gay, al 2013.

En el caso de Nicaragua, durante el estudio denominado Diagnóstico sobre Crímenes de Odio por motivos de orientación sexual, realizado en el 2009, reportó que se propiciaron al menos 9 crímenes de odio durante el periodo 2005-2009.

Respecto a Guatemala, la organización guatemalteca Gente Positiva afirmó que en su país los crímenes a personas sexualmente diversas sumaron 50 al cierre del 2014.

Este escenario de violencia y crímenes de odio, es la base sobre la cual el proyecto Centroamérica Diferente, Derechos Humanos para LBGTI, Derechos Humanos para todas y todos, mediante el cofinanciamiento de la Unión Europea; desarrolla el diplomado Derechos Humanos, Gobernabilidad Democrática y Diversidad Sexual, con carácter regional (Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala).

Un primer esfuerzo en la región que pretende vincular a periodistas, operadores de justicia (Policía Nacional, Fiscalía, Defensoría Pública), representantes de instituciones públicas, organizaciones de sociedad civil y defensores de derechos humanos LGBTI de las zonas en las que el proyecto hace incidencia. Es en este diplomado que las y los participantes tendrán la oportunidad de recibir formación superior actualizada sobre el respeto y el reconocimiento de los derechos humanos LBGTI, así como de mecanismos internacionales de defensa y protección de los mismos.

Se pretende que en el mediano plazo, las y los servidores públicos, periodistas, operadores de justicia y organizaciones civiles identifiquen prácticas y omisiones que reproducen la homofobia en las políticas públicas, normas jurídicas y reglamentos, asimismo que las visibilicen con el objetivo de disminuir la comisión de actos discriminatorios y para que, desde los niveles de decisión, se enfrenten y se eliminen esas conductas motivadas por la preferencia sexual o identidad de género; se reduzca la impunidad y se aplique la justicia; judicializando y penalizando los casos de asesinatos por odio homofóbico en Centroamérica.

*Máster. Director ejecutivo Cepresi.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus