•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre los personajes del modernisme català, es Rusiñol a quien más atención le dedica Rubén Darío. A su llegada a Barcelona, Rubén, aunque joven, ya había publicado Azul, en Chile, así como Los Raros y Prosas Profanas en Buenos Aires, mientras que Santiago Rusiñol, en plena madurez, era un personaje popular, excéntrico, polémico, que había triunfado como pintor y artista polifacético con incursiones en la crónica literaria, la poesía, la novela y el teatro. Darío mencionó a Rusiñol en su primera crónica peninsular para La Nación y en su Epístola a Madame Lugones, además le dedicó uno de sus perfiles o Cabezas en la revista Mundial.

Nacido en el seno de una familia burguesa, Santiago Rusiñol decidió dedicarse a la pintura y pasó temporadas en París para estudiar las últimas tendencias pictóricas. Allí, también escribió una serie de artículos para La Vanguardia de Barcelona, el periódico cosmopolita catalán, que después publicó en un libro con el nombre Desde el Molino en referencia al famoso Moulin de la Galette, que había pintado August Renoir.

Rusiñol organizó festivales modernistas en Sitges, un pueblo de pescadores, con el objetivo de mostrar a la sociedad barcelonesa lo último en pintura, teatro y poesía. Uno de los de mayor impacto fue el de 1894 en el que reivindicó la obra del Greco con una procesión por las calles con dos cuadros de este pintor, que había comprado en París.

En su primera crónica peninsular Darío escribió: “…a la cabeza de la juventud, Rusiñol, que no escribe sino en catalán, pone en Cataluña una corriente de Arte puro…”

A renglón seguido Darío expuso su propio ideario modernista, que veía encarnado en Rusiñol: “… ser artista no está en mimar una Bohemia de cabellos largos y ropas descuidadas y consumir bocks de cerveza y litros de ajenjo en los cafés y cabarets, sino en practicar la religión de la Belleza y la Verdad…”

En 1914 Darío definiría a Rusiñol, con una poesía breve, que declamó en el banquete en honor del patriarca cívico del nacionalisme català:

“Gloria al gran catalán que hizo a la luz sumisa. / Jardinero de ideas, jardinero de sol-, / y al pincel y a la pluma, y a la barba y a la risa / con que nos hace alegre la vida Rusiñol”.

Darío hacía así referencia a la pintura al aire libre y al estudio de la iluminación que su amigo había admirado en los impresionistas franceses, introduciéndolos en la pintura catalana; hecho que marcaba distancias entre el grupo de Barcelona y los académicos preceptistas del entorno madrileño.

Con anterioridad, al exponer la obra de Rusiñol en la sección Cabezas, de Mundial Magazine, Darío había escrito: “esos hechiceros jardines, que son como dice el gran Santiago, el ‘paisatge posat en versos, i els versos escrits en plantes’ (catalán en el original)”.

El perfil de Rusiñol en Mundial iniciaba con estas palabras: “Ved aquí al catalán de los jardines, príncipe en el país de Bohemia, de una Bohemia de oro, de lindos colores, de sutiles letras y de ´hierros-viejos’”.

Para los artistas modernistas los jardines eran “rus in urbe”, retazos del campo en el corazón de la ciudad, según la clásica expresión de los Epigramas de Marcial en el siglo I. Los pintores y poetas buscaban en los jardines rincones aislados e íntimos donde disfrutar de la naturaleza y la luz. Darío, obviando las primeras etapas en la obra pictórica de Rusiñol, hizo una detallada enumeración de los paisajes y jardines que este había pintado en Mallorca, Granada, Barcelona y Aranjuez. También alabó su “leonardismo”, porque sabía “de muchas disciplinas, como los artistas del Renacimiento”. 

El artista Rusiñol es recordado por su novela y obra teatral L’auca del senyor Esteve, en ellas repasa los defectos y las escasas virtudes de la burguesía catalana de finales del siglo XIX.

Rusiñol sobrevivió a Darío, falleciendo en 1931. Su entierro fue multitudinario, este fue el homenaje que la sociedad barcelonesa rindió al modernista, al hijo inconformista de la burguesía, al apasionado amante de la belleza y al que siempre fue el más decidido y el primero en abrir las ventanas de Cataluña al mundo.

*Sociólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus