Eddy Zepeda
  •  |
  •  |

El reciente sínodo papal y cardenalicio analiza el tema de la familia y su papel, en el intento de poner orden a la sociedad actual, que se debate entre los logros científico-tecnológicos y la involución ético-moral de los seres humanos.

Orden, justicia, ética, moral, honradez, equidad y solidaridad son conceptos que adquieren un valor variable, según quien los piense y diga.

De acuerdo con el Dr. Adolfo Miranda Sáenz, en su reciente artículo analizando los errores conceptuales de Carlos Alberto Montaner, dichos desde su óptica de ciudadano sin patria y haciendo el papel del muñeco del ventrílocuo que le paga. Mereciendo, sin embargo, respeto como ser humano, con su libre albedrio.Percepción subjetiva. Cada quien según sus circunstancias, lo diría un pensador de hace décadas.

Lo relacionado a la Iglesia católica en el título aplica a menos del 10% de habitantes del planeta. 1,100 millones de un total de 7,300 millones. Católicos los primeros. El resto: musulmanes, budistas y de otras tendencias que se rigen por otros preceptos y dogmas.

La muerte misma tiene significado diferente entre cada ideal teológico. El suicidio de igual manera. Quien se inmola en nombre de Alá alcanza su nivel superior entre los suyos. Quien lo hace en el campo cristiano no tiene derecho ni a una misa. Percepción selectiva, nuevamente. Valores circunstanciales de cada grupo social que responde a intereses específicos. Económicos sobre todo.

¿Qué relación tiene todo esto con la salud? Todo. La salud corporal y mental funciona como una simbiosis, no pudiendo existir la una sin la otra. Entendiendo la relatividad de las cosas, bajo premisas sociológicas y psicosociales.

El ser humano tiene la capacidad de evolucionar, es decir, alcanzar niveles superiores en calidad de vida. Su esperanza de vida ha pasado de 20 o 30 años a casi 100 en pocos siglos, producto del desarrollo, de su evolución. Intrínsecamente, también ha desarrollado la capacidad de involucionar, quizás producto del control natural de las especies mencionado por Darwin. Enfermedades como las demencias son capaces de hacernos retroceder hasta la etapa intrauterina, dependientes completamente de otros para sobrevivir y hasta para pensar. Perdemos la capacidad de pensar y de tener memoria.

Inversamente proporcional al avance científico tecnológico, al alcance de la Luna y de Marte, los seres humanos nos deshumanizamos cada vez más.

Un individuo posee únicamente para él, lo que más de mil millones ni siquiera imaginan. Estos últimos poseen hambre y enfermedades como patrimonio patentado para sus futuras generaciones, que se reproducen como conejos (dicho esto por un ser pensante y respetado).

Ellos tienen prohibido legal y religiosamente evitar reproducirse. Son mano de obra barata garantizada para hacer funcionar las maquilas que contaminan la naturaleza en continentes mugrientos, para engrosar cuentas bancarias de selectos miembros de la lista Forbes: Slim, Gates, entre otros por allá… los neoricos y los de alcurnia oligarca por aquí, que también tienen su Top Ten.

Antivalores que dañan la salud física y mental. Factores de riesgo que nos diezman como epidemias. ¿Hasta cuándo?

*Médico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus