Augusto Zamora R.*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pocos aspectos de la vida han sido tan revolucionados como el aumento espectacular de la longevidad. Hasta hace un siglo, la edad media de vida era apenas de 40 años.

Hay aún para vergüenza del mundo países de África donde la edad media sigue siendo de 40 o 50 años, sin embargo, son excepción. La edad media mundial está en 70 años.

El desarrollo científico-técnico ha obrado el milagro de casi duplicar en 100 años, nuestra siempre efímera existencia. La nueva ciencia habla de alcanzar 100 o 120 años.

Sigue siendo inalcanzable el mito de la eterna juventud. Está dejando de serlo una vejez casi eterna. Pero una cosa es la prolongación de la vida otra, la calidad de esa vida.

Según un reciente estudio, la edad media de vida, en Nicaragua es de 74 o 75 años. Eso quiere decir, que dentro de diez o veinte años, la edad media podría ser de 80  o 90 años.

¿En qué condiciones se vivirá esa vejez? ¿Quiénes trabajarán para sustentar a una población en creciente envejecimiento? ¿Cómo, dónde, por quiénes seremos cuidados?

Pensar en el futuro significacuidar nuestro presente. Sembrar hoy las semillas que cosecharemos mañana. Pero esa mentalidad es escasa, podríamos decir que inexistente.

Destruimos bosques, fuentes de agua, manglares… Consumimos en años lo que debería dar para varias generaciones. La fórmula correcta para una autodestrucción garantizada.

Hay mucho humor negro en el tema. Vivir más, pero destruyendo los medios para vivir.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus