•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco Mundial ha informado que en Nicaragua, entre 2009 y 2014, la pobreza disminuyó en 12.9 puntos porcentuales al pasar de 42.5% de pobres a 29.6%. Es decir, que en 5 años un 12.9% de la población salió de la pobreza. No me gustan las políticas del Banco Mundial ni del Fondo Monetario Internacional, pero creo que como instituciones internacionales que se cuidan mucho, sus datos son confiables. Para mí la respuesta es que sí; es verdad que tenemos menos pobres, según los parámetros del Banco Mundial. Pero existen otras medidas para determinar la pobreza.

El Banco Mundial considera pobres a quienes viven con menos de 2 dólares por día, y pobres extremos con menos de un dólar (con variantes según el poder adquisitivo de cada país). En Nicaragua, con 6 millones de habitantes, habría un millón ochocientas mil personas (1,800,000) pobres que sobreviven con menos de 50 córdobas al día para cubrir todas sus necesidades, y de ellas unas 200 mil serían extremadamente pobres, sobreviviendo apenas con menos de 25 córdobas diarios.

Con la medida que usa el Banco Mundial se consideran pobres a 700 millones de personas en el mundo. En cambio, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) son 1,500 millones los pobres; más del doble. El PNUD no solo considera los ingresos, sino otras variables como el acceso al agua potable, electricidad, educación básica, sistema de salud, vivienda, salubridad ambiental, etc. Si los parámetros del PNUD establecen el doble de pobreza que los del Banco Mundial, en Nicaragua al menos el 60% de las personas son pobres: 3 millones 600 mil. En otras palabras, Nicaragua sigue teniendo mucha pobreza.

La otra cara de la moneda es que cada día hay personas con más riqueza, si juzgamos por el creciente número de vehículos nuevos que circulan --en Managua es cada vez más difícil circular en las "horas pico”-- y por la cantidad de nuevos edificios comerciales y repartos residenciales de lujo o de casas cómodas para la clase media. Según el “Informe Mundial de la Ultra Riqueza” elaborado por Wealth X con patrocinio de la financiera suiza UBS, aunque no estamos entre los países con más multimillonarios de Centroamérica (con más de 30 millones de dólares), sí tenemos algunos multimillonarios, además de algunos centenares de millonarios con más de 5 millones, y muchos ricos.

Está bien que disminuyan los pobres y aumenten los ricos, pero hay un fuerte contraste entre la inmensa pobreza de unos y la riqueza de otros, que debe llevarnos a tomar conciencia a la luz del Evangelio de Jesucristo sobre el buen uso de las riquezas y la urgencia de combatir la pobreza. La Doctrina Social de la Iglesia --basándose en el Evangelio-- enseña que toda riqueza debe cumplir con el fin para el cual Dios creó los bienes de la Tierra; o sea, para el uso y disfrute de todos y no solo de unos pocos. Eso implica que el capital, el dinero, los bienes que poseen los ricos deben cumplir una función social, contribuir al bien común, al bienestar general; crear empleos dignos, salarios justos, precios justos, y contribuir al desarrollo del país en educación, salud, seguridad social, progreso y bienestar para todos.

Los ricos tienen el deber de ser solidarios con los pobres según nos enseña Jesús; no deben apegarse al dinero usándolo con egoísmo solo para su propio beneficio, sino compartirlo generosamente, tanto con obras de caridad como actuando con justicia social, con equidad en la distribución de los ingresos, fomentando la efectiva igualdad de oportunidades, cuidando el medio ambiente y respetando los derechos laborales.

*Abogado, periodista y escritor.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus