•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este martes 27 de octubre, en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de nuevo y por vigesimocuarta ocasión consecutiva, se votará la resolución Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, en la cual se espera que la inmensa mayoría de las naciones del mundo se pronuncie, una vez más, por el fin del bloqueo.

La votación del año 2015 se produce en un nuevo contexto político en las relaciones Estados Unidos-Cuba. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido el fracaso de la política exterior de Estados Unidos porque no cumplió con el propósito imperialista de rendir al pueblo y derrotar la revolución cubana, y al contrario ha aislado a Estados Unidos en este tema, por la condena no solo en la ONU, sino de todo el mundo.

Ese reconocimiento ha llevado a dar pasos para el restablecimiento de relaciones entre ambas naciones, que ha implicado, entre otras cosas, que se han abierto embajadas en ambos países y Estados Unidos ha sacado a Cuba de la espurea lista de patrocinadores del terrorismo, en la que injustamente Cuba fue incluida por un país, como Estados Unidos, que sí se caracteriza por hacer la guerra en todas partes del mundo.

Pero hace falta solucionar los temas de fondo para la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que implican fundamentalmente poner fin al bloqueo y que incluye, obviamente también, como dijo el Canciller cubano Bruno Rodríguez: “ la devolución del territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo, la suspensión de las trasmisiones de radio y televisivas hostiles contra Cuba, que son violatorias del Derecho Internacional, según las decisiones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones; y la eliminación de los programas destinados a alterar el orden constitucional en Cuba”.

Aunque se han restablecido las relaciones diplomáticas y el presidente Obama ha dictado algunas medidas que modificar su aplicación, este sigue casi intacto, se ha recrudecido en el último año, afectando y persiguiendo todas las transacciones económicas de Cuba en el mundo. Obama no ha tomado todas las medidas que su función ejecutiva le permite y prácticamente le queda un año para avanzar y lograr que este se anule, lo que implica una decisión del Congreso estadounidense.

Durante los 52 años y 8 meses que Cuba y su pueblo han sufrido este bloqueo criminal, las pérdidas materiales ascendían a un billón 157 mil 327 millones, en el año 2014; y que provocan daños humanos no cuantificables.

Seguramente este martes, el mundo en las Naciones Unidas votará casi unánimemente contra el bloqueo; que Estados Unidos y su gobierno demuestren, por primera vez, que son respetuosos del Derecho Internacional y que son realmente democráticos, que escuchen la voz de 188 naciones, de un total de 193, que el año 2014 votaron contra el bloqueo y que esperamos este año 2015 se confirme esta contundente mayoría.

Como sabemos, el bloqueo es el principal obstáculo que tiene Cuba para su desarrollo; aún así, Cuba es uno de los países con el mayor Índice de Desarrollo Humano en el mundo, ya no digamos eliminándose el bloqueo. Cuba pondrá todas sus capacidades humanas para consolidar la sociedad justa y solidaria que es, que ha compartido con toda la humanidad, porque Cuba no da lo que le sobra, sino que comparte lo que tiene.

Como siempre, el pueblo de Sandino y su gobierno, estará al lado de Cuba, votando contra el bloqueo.

*Cientista social e historiador.
Profesor UNAN-Managua.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus