•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A como se ha dicho muchas veces anteriormente, hasta yo mismo lo he dicho, nuestros compañeros, amigos… los animales también tienen pensamientos y alma. Lo único que nos diferencia de ellos es la capacidad para razonar, o sea la inteligencia, y lo que a ellos los diferencia de nosotros, es que a veces ellos ocupan la ‘’poca’’ inteligencia que tienen de mejor forma.

Quizá nos ponemos a pensar si hay otras formas de vida fuera de nuestro planeta y en otros sistemas solares o galaxias, y que de alguna forma ellos nos parecerían extraños, porque nosotros razonamos, actuamos, hacemos todo diferente, por tanto, estas otras especies extrañas pensarían lo mismo y aún con mucha más razón, ya que en muchos casos le damos importancia a cosas que no tenemos o no necesitamos, como la moda, la necesidad de tener lo último en tecnología, las guerras por territorio, la caza de animales exóticos solo para tener la cabeza colgada en la pared y mostrar ‘’valentía’’ y en algunas situaciones, hasta el entretenimiento, y aterrizo hoy especialmente en el maltrato de los animales para que hagan shows en circos y que la gente pague por ver esta sinvergüenzada y no se haga nada al respecto.

Los animales tratan de sobrevivir como especies, tratan de buscar refugio, buscar comida y de huir de nosotros que se lo hemos quitado todo. Sin embargo, estas personas dueñas de circos los capturan, los “crían”, los encarcelan y los ocupan para ganar dinero.

Es cierto que la base principal de los ingresos de estas personas son estos shows que hacen en los diferentes países donde viajan, pero... ¿por qué utilizar a los animales para esto? ¿Quién fue la persona a quien se le ocurrió esta súper mala idea? ¿O será que lo hacen por nosotros, los espectadores, que queremos que nos hagan reír y entretenernos con material nuevo? ¿Nos asombra en realidad ver leones saltar cajones o ver cómo los tigres corren en círculos y saltan aros bajo la presión de un látigo? ¿No nos debería dar vergüenza ver que unos hombres sin sensibilidad obligan a estos animales salvajes a hacer trucos para que vengamos nosotros y paguemos una gran cantidad de dinero, sentarnos frente a un escenario para ver como estos seres vivos, en vez de estar en su hábitat natural, estén rodeados de gente que casi ni se preocupa por ellos?

Nosotros solo vamos, reímos, nos alegramos, nos tomamos fotos encima del elefante y se lo contamos a nuestros amigos el día siguiente ¿Y los animales qué? ¿Qué ganan ellos? Tal vez un boleto gratis a otro país para seguir siendo obligados, para seguir sufriendo en las malas condiciones que varios circos tienen, y cuyos dueños luego se enojan cuando estos animales se mueren o se les rebelan y los terminan matando.

Me arrepiento las veces que fui a estos circos, que le rogué a mis padres para que fuéramos, que me tomé la foto con el elefante, que me impresionó cómo el maltratador de animales hacia que estos realizaran sus trucos, pero antes era un niño y no veía la realidad de la situación.

“Los animales son más personas que los maltratadores” y “que a pesar de que en los actos de circos no sean espectáculos de violencia, estos animales están en trabajos forzados y de una u otra manera los violentan, encerrándolos e incluso encadenándolos”, pensamos los jóvenes que estamos en contra de los circos que ocupan animales para el entretenimiento.

Siempre me llamaron la atención las protestas que se estuvieron haciendo en la capital en contra de esta situación. Lástima que no pude ser partícipe de ninguna. Un caso reciente fue el del Circo de los Hermanos Renato, o algo así, que hace años fui yo a ver uno de sus shows, y que hace un tiempo se estaban quejando de que Nicaragua era un país mediocre que jamás saldría adelante, pero al parecer no se veían cómo eran ellos, y a pesar de lo que decían pasaron establecidos acá por casi tres meses, que ya hasta la gente estaba harta de verlos ahí, porque ya nadie asistía a su circo. 

No tengo nada en contra de estos espectáculos, todos tenemos derecho de ganarnos la vida de la mejor forma que podamos, pero sí cuando ocupan a los indefensos animales, ya que más bien me parece más interesante ver a la gente hacer trucos, bailes o a los trapecistas.

Entonces, estoy de acuerdo con los circos, pero sin animales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus