•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recientemente, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó por abrumadora mayoría una resolución que condena el embargo económico estadounidense contra Cuba, impuesto desde 1962. Fueron 191 votos a favor y 2 en contra, el de los Estados Unidos de América y el de Israel.

Cuando se votó la resolución por primera vez en 1992, la votación fue de 59 votos favorables, 3 en contra, 71 abstenciones y 49 países que no participaron. El año pasado fue de 188 votos a favor, 2 en contra y 5 abstenciones.

Ronald Godard, representante norteamericano en la ONU, dijo que “lamentamos, por lo tanto, que el gobierno de Cuba haya optado por proceder con su resolución anual”. Agregó que “nos parece desafortunado que a pesar de nuestro progreso bilateral, el gobierno cubano haya elegido presentar una resolución que es casi idéntica a las planteadas en años anteriores”.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, al presentar el texto de la resolución habló de un notable progreso desde el año pasado, pero aseguró que diez meses después del inicio del acercamiento bilateral no ha habido ninguna modificación sustancial al embargo. Dijo que el levantamiento del bloque será el elemento crucial que dará sentido a lo avanzado.

Me parece que toda la buena voluntad del presidente Barack Obama, no puede contra las garras cínicas y arrogantes del águila imperial, cuyos intereses están por encima de la Casa Blanca. Recordemos que el embargo fue impuesto por uno de los presidentes más carismáticos, John F. Kennedy, que antes había apoyado la invasión de Playa Girón.

El embargo pretendía provocar una crisis económica y social que causara el derrocamiento de la revolución cubana. También el 22 de abril de 1889, se declaró el bloqueo naval contra Cuba, interviniendo en la guerra que libraba el pueblo cubano por su independencia de España.

Se pretendía una rendición por hambre a mediano plazo.

Perecieron más de 200 mil cubanos de todos los sexos y edades. Es impresionante ver las fotos de esa época con grandes cantidades de cráneos y huesos humanos. Lo mismo se pretendió en 1962. El pueblo cubano ha resistido a base de grandes sacrificios que han fortalecido su carácter revolucionario, convirtiéndose en ejemplo de dignidad que ha merecido la solidaridad internacional.

Se han reanudado las relaciones diplomáticas, pero no fue Cuba la que las rompió. Se sacó a Cuba de la lista de países que propician el terrorismo, otra actitud cínica del imperialismo norteamericano, cuando más bien ha sido Cuba la víctima de terroristas, encabezados por Luis Posada Carriles, atentando contra hoteles para dañar el turismo.

Cuba logró montar una red en los Estados Unidos para detectar planes terroristas. El resultado fue informado en junio de 1998 a una misión del FBI, en La Habana. En lugar de investigar y detener a los terroristas, más bien capturaron a la fuente informativa, cinco ciudadanos cubanos, conocidos como “Los cinco”, pasaron varios años en prisión.

No tiene razón el embajador Godard de calificar de “desafortunada”, la presentación de la resolución en la ONU, por parte del gobierno cubano. Es una actitud cínica ante un bloqueo inmoral e injusto que ha causado daños incalculables al pueblo cubano, a su economía, a los sistemas de educación y salud.

Cuba, desde el 1 de enero de 1959, cometió el desafío de convertirse en una república independiente y soberana, no ser traspatio del imperio, romper con el vasallaje que venía desde Tomás Estrada Palma hasta Fulgencio Batista. Eso provocó la prepotencia imperial que desde 1826, se opuso a la independencia de Cuba y Puerto Rico, en el Congreso de Panamá, convocado por Bolívar.

El canciller cubano ha sido claro al decir que “mientras la realidad sea la de la aplicación estricta y completa del bloqueo, su país seguirá llevando el asunto a la Organización de las Naciones Unidas”.

*Escritor e historiador.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus