•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El periodismo nicaragüense se encuentra de duelo ante el aciago fallecimiento de un notable y distinguido ciudadano,  el Dr. Danilo Aguirre Solís, a quien tuve el gran beneplácito de conocerlo, a partir del  triunfo de la Revolución Popular Sandinista y si mal no recuerdo junto a Ignacio Briones Torres eran los dirigentes de la Unión de Periodistas de Nicaragua, organización que albergaba a  otras connotadas figuras como  Lilly Soto, Juan Molina Palacios, Alejando Romero Monterrey, Onofre Guevara, por citar unas cuantas.

Danilo Aguirre se desempeñó además como presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap), que en mayo de 1981, en la ciudad de  Managua, realizó la  Asamblea Mundial de Periodistas en Solidaridad con los Pueblos de América Latina y el Caribe, preocupados por el creciente injerencismo y las amenazas de agresión norteamericana contra la Revolución Sandinista. 

Un personaje culto de sociable sensibilidad, inquieto, creativo y visionario espíritu periodístico. Fue influyente mentor en importantes proyectos comunicacionales. Desde El Nuevo Diario, en su calidad de director, cedió valiosas páginas de protagonismo popular en el cotidiano quehacer informativo, diarístico, que supo guiar con tanta sapiencia y humanitaria inspiración. 

El mejor ejemplo de esta edificante iniciativa constituyó la pasión por su labor periodística prestigiada y aplaudida, además de tantas otras expresiones del mundo político, cultural y dirigencial, a las que estuvo ligado durante toda su vida, además de ser uno de los  fundadores del Colegio de Periodistas.

Danilo Aguirre Solís se caracterizó por su profunda dimensión humana con que asumió el periodismo, colocando a la persona como su máxima razón de ser, emblema distintivo de un gran profesional de la prensa que se mantuvo en la batalla por el pensamiento y si de algún modo asimilamos este legado, debemos  mantener ondeando en lo más alto de nuestros ideales.

Estuvo muy vinculado a la política, se destacó por su personalidad férrea, polémica y por su ingenio de contestar al poder con su fina pluma acerada para desenmascarar los errores y negligencias y lo hizo de forma fuerte, no solo con ideas sino también con opiniones. 

Pero además de su calidad de guerrero de la pluma, no le quita que haya sido una de las mayores glorias del periodismo nicaragüense. De ahí que el valor de sus obras, plasmados en libros y archivos periodísticos son las que le permiten pasar a la historia y serán siempre un ejemplo de meditación.

En lo personal, guardo recuerdos muy sólidos y agradezco a Danilo Aguirre, por  su gentileza y solidaridad, al  abrirme espacio en las páginas de opinión de El Nuevo Diario, luego continuó su hijo Erik, sin interrupciones hasta el momento actual. 

Su vida compleja y difícil no podría entenderse si no se supiera que, precisamente por su neta vocación periodística, fue también un revolucionario a carta cabal. Pudo tener y de hecho las tuvo, diferencias  y distancias con el partido gobernante, pero nunca renunció a la lucha por  el fortalecimiento de la democracia y la justicia social. Y es que, como José Martí, pudo darse cuenta siempre que su sitio no estaba en la comodidad, sino en el cumplimiento del deber.

Se dice que para tener una idea del carácter de las personas y de su valía  intelectual y social, hay que preguntarse quiénes fueron sus amigos? En este caso, quienes más allá de las estrechas fronteras de Nicaragua, abrimos los brazos con afecto para saludar a una figura cimera de nuestro tiempo,  sabemos, así, desde entonces que “su luz no se extingue”, y será recordado como un personaje del periodismo en el ámbito latinoamericano. 

Desde Ecuador comparto el sentir que también expresan los  exdirigentes de la Unión Nacional de Periodistas: Marcelo Cevallos, Rodrigo Santillán, Alberto Maldonado, quienes reconocen a Danilo Torres Solís como un gran exponente del periodismo alternativo en el continente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus