Editorial
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo primero que deberá ratificar el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en la reunión extraordinaria de cancilleres de mañana martes, es el derecho soberano de cada país a decidir si recibe o no, si da paso o no, a ciudadanos de otros Estados aun cuando arriben en condiciones difíciles como ha sido el caso de los migrantes cubanos que van hacia Estados Unidos.

Todos los países del área deberían estar interesados en hallar una solución sensata al problema del paso constante de migrantes por sus fronteras, quienes proceden de diferentes países y continentes aunque en este momento la crisis fue detonada por una oleada de centenares de cubanos que llegaron al istmo desde Ecuador y Colombia, entrando por Panamá.

Nicaragua recurrió al SICA para exigir el respeto a su soberanía porque el gobierno de Costa Rica quiso imponerle hace 9 días que recibiera a casi 2,000 migrantes cubanos que estaban en territorio costarricense, sin siquiera hacer las debidas consultas diplomáticas a la Cancillería en Managua.

La acción costarricense de lanzar a los cubanos hacia territorio nicaragüense, por la frontera de Peñas Blancas, y luego, al no conseguir echar el problema al país vecino, propiciar el bloqueo de la aduana impidiendo el paso al transporte de carga y pasajeros, fue percibida a nivel internacional como una mala intención del gobierno de Costa Rica para afectar a Nicaragua.

Los cancilleres de Centroamérica, más los de Cuba, México, Colombia y Ecuador, analizarán el caso mañana martes en San Salvador porque la atención a más de 2,000 migrantes cubanos, que ya están en Panamá y Costa Rica, requiere una asistencia humanitaria extrarregional; y los Estados que les han dado salvoconductos de hecho han asumido la responsabilidad de ubicarles en albergues y proveerles lo básico.

Los cubanos están desesperados por llegar a Estados Unidos para ser favorecidos por la ley que les garantiza el asilo con solo poner un pie en ese país, temiendo que en cualquier momento sea derogada. Pero mientras llegan allí, después de una larga travesía por Centroamérica y México, algún organismo suprarregional debería meter manos en el asunto, sea la Organización de Estados Americanos (OEA) o las Naciones Unidas (ONU), sin imposiciones a ningún Estado soberano.

El SICA tendrá mañana la oportunidad de demostrar su capacidad para mantener el espíritu de integración de las naciones del istmo garantizando el respeto entre sí, frente a fenómenos externos. Al fin de cuentas, el aumento de la migración de cubanos es un efecto de las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, y estas dos naciones también deben ponerse de acuerdo en cómo tratar esta crisis que hoy afecta a Centroamérica.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus