Juan Alberto Henríquez Oporta
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Conocí a Jorge Navarro, quien fue muerto en combate por la guardia somocista en las montañas del norte de Nicaragua cuando nos reunía en la clandestinidad Oscar Turcios Chavarría, quien se esmeraba en relatarnos la historia del FSLN, sus fundadores, los atributos de estos, los sancionados, los violadores y decía de ellos que deberían ser fusilados. Nos contaba además, de uno que le quitó su pareja a un héroe en Cuba y de otros que se apropiaron de dinero entregado para la guerrilla.

Fue con esa beligerancia de Turcios, que se refería al ardor y tesón de Navarrito, un chavalo organizador de actividades en los barrios, que llevaba juguetes a los niños, alfabetizaba y decía que la población tenía que entender sus deberes y sus derechos.

Esa manera de pensar era una influencia de su madre que era maestra de primaria y directora de escuela.

Jorge Navarro estudió en el Instituto Miguel Ramírez Goyena de Managua, en la época en que estudiantes y maestros hacían causa común leyendo libros extranjeros (marxistas) como decía un profesor de la UCA, que Carlos Fonseca era el bibliotecario que recomendaba libros a los jóvenes de la época.

Navarro fue un dirigente muy solidario con sus compañeros y amigos. Se propuso la unidad de la izquierda, o sea que las primeras organizaciones revolucionarias antes del Frente sandinista se unificaran con el partido socialista nicaragüense PSN.

Así ocurrió la toma de Radio Mundial, del Noticiero La Verdad a las 10:00 P.M., dirigido por Joaquín Absalón Pastora y Francisco Carranza Chamorro. En esa ocasión se transmitió un mensaje de condena a la formación del Condeca (Organización de los militares centroamericanos) para combatir a la incipiente guerrilla.

Fue Jorge Navarro el jefe de ese operativo, las voces de la grabación las hicieron: la profesora Hortensia Rivas Zeledón y Porfirio García; la grabación fue realizada en casa de Norma Peñalba. Participaron además en el operativo de la llegada a la Mundial, el taxista Augusto Tercero, Sergio García Baldelomar y Guillermo Mejía Cardenal.

En la organización del operativo tomaron parte Guillermo Baltodano y Jorge Vogüel. Otro acto de unidad planificado por Navarro fue la toma de la Escuela de Economía el 21 de febrero de 1962. En esa ocasión la Guardia Nacional sacó un comunicado prohibiendo toda manifestación u organización que llevara el nombre de Sandino y Jorge Navarro dijo: “Nosotros tenemos la iniciativa y la sorpresa”. Nuevamente con el PSN, usando bombas molotov y el FSLN con metralletas, rodearon la Escuela de Economía, donde el poeta Fernando Benavente leyó el comunicado unitario.

Guillermo Baltodano recuerda que se prepararon militarmente en Cuba con Jorge Navarro, el doctor Luis Flores Vivas, Sergio García Baldelomar y otros, y que también estuvo en prisión en la Oficina de Seguridad Somocista con Navarro, quien había sido detenido al regresar de una reunión de estudiantes en Brasil.

El héroe Jorge Navarro no tenía dónde reunirse ni dormir, habló con el profesor Eloy Canales Rivera, director de la Escuela Simón Bolívar, teniendo como mediador al también profesor Pablo Orlando Rodríguez Cruz. De este modo los resultados fueron que Navarro vivía y dormía en la escuela, posteriormente allí hizo lo mismo Carlos Fonseca Amador.

La muerte de Navarro ocurre en las primeras incursiones de la guerrilla en la zona rural junto a Francisco Buitrago, Modesto Duarte, Fausto Ruíz, Mauricio Córdoba, Boanerges Santamaría e Iván Sánchez.

Sobreviven quienes participaron con Jorge Navarro en el trabajo organizativo, político, y conspirativo: Guillermo Baltodano, ambientalista que vive en Managua; Sergio Narváez (El Pollo), Augusto Tercero, Sergio García Baldelomar, jubilado que vive en Managua; Rolando Roque, editor de libros, su hermano Adrián Roque, jubilado; la Profesora Hortensia Rivas, jubilada; Porfirio García, el oftalmólogo Luis Flores Vivas, residente en Managua y Norma Peñalba.

Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus