•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“A ese ser humano que extrañaré un mundo”

Hoy estamos a 19 días desde ese 10 de noviembre (8:30 p.m.) en que nuestra “TORRE” más alta dejó de estar activa. Me refiero a la muerte de nuestro querido, amado y ahora extrañado padre y tío, doctor Danilo Enrique Aguirre Solís. Hay dolor intenso, sin embargo, solo quiero escribir unos recuerdos de tantas facetas de él transmitiéndonos sus enseñanzas con su vida. 

Fue responsable de nuestra tendencia sandinista. No he conocido otro que estuviera siempre al lado de la justicia pero principalmente nos enseñó a servir y ayudar al prójimo, algo que lo acercaba a Dios. 

Como se ha dicho en algunas entrevistas y escritos, se trata de recordar a un ejemplo de ser humano, nuestra infancia siempre estuvo llena de felicidad debido a él, salíamos de paseos al mar, al río, al parque, nuestra comida mensual en el restaurante Shanghái y el 2 de mayo (que era su aniversario de boda) incluso el (50) aniversario en casa de mi hermana Alba (La Churra), en tiempos de la Revolución (con algunos comandantes en la casa) y en la infancia con el grupo de sus hermanos periodistas, algunos que se adelantaron, como Pedro Joaquín Chamorro, Luis Eugarrios, Luis Hernández, Rodolfo Tapia Molina, Emigdio Suárez y otros. 

Recuerdo aquellos días oyendo anécdotas de políticos, gardelianos, bohemios, periodistas. Tal vez el periodo más rico de disfrutarlo fueron los últimos años en el famoso 19 (una propiedad que colinda con “El Raizón”).  En esos días aprendí más de Managua y sus familias que leyendo cualquier libro de historia. Nosotros escuchábamos y preguntábamos y el maestro enseñándonos. 

También recuerdo La Prensa vieja, llevándole alguna comidita o recado de mi abuela Donatila fui muy pocas veces, no así a El Nuevo Diario donde en múltiples oportunidades tuve la oportunidad de verlo trabajar y desplazarse como se dice “como pez en el agua”.

No conocía al Titulador (El “Pathos”) como dice Leslie Nicaragua en un escrito sobre él y estábamos en huelga y sale un titular de esos “de impacto” como a él le gustaban y mi tía Alba (mi otra madre) le reclamó por el título, ya que ponía en mal a su hijo (el médico) quien se encontraba en huelga (ustedes saben, nuestras madres nos defienden hasta con la vida, benditas madres). ¿Y quién puso eso? Le preguntó: él serenamente le respondió: el titulador. Entonces ella le volvió a preguntar quién era el titulador y él muy serio le respondió: pues el titulador. 

Hasta ese día vine a conocer a mi padre, el “Pathos de los titulares”. Puedo escribir “los versos más tristes esta noche” (parafraseando a Neruda) sin embargo lo que quiero es escribir algunos recuerdos de ese héroe de mi vida, de mi ejemplo de vida, pero sobre todo de ese hombre común (como diría Silvio Rodríguez), ese ser humano que siempre fue mi padre el doctor Danilo Enrique Aguirre Solís.

Gracias padre por todo.

Medico integral

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus