•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Día de los Derechos Humanos se celebra todos los años el 10 de diciembre. Se conmemora el día en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Declaración Universal de Derechos Humanos enuncia que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos no importando la raza, sexo, religión, idioma o cualquier otra condición. 

Entre los derechos humanos se evidencia el derecho a su propia orientación sexual y a  su identidad de género en cuanto  “ninguna persona deberá ser objeto de discriminación, violencia, sanciones penales o cualquier tipo de abuso simplemente por su orientación sexual o su identidad de género”. 

Las expresiones de la sexualidad son diversas tanto en el plano individual como en las relaciones con otras personas. La diversidad no solo abarca las expresiones sexuales, sino también la orientación sexual y la identidad de género de la persona.

La población LGBTI (lesbianas, gay, transexuales, bisexuales e intersexuales) reafirma que la sexualidad es una fuente de diversidad y, por lo tanto, de riqueza humana. Por eso, nuestras diversidades sexuales no son una amenaza para quienes tienen una sexualidad diferente a la socialmente aprobada, sino una oportunidad para todas/os de promover los derechos humanos y crear una cultura de respeto y paz hacia todas las opciones sexuales. 

La discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, debido a la homofobia, la lesbofobia y la transfobia no permite el ejercicio pleno de los derechos humanos de las personas de la diversidad sexual. Por ello muchas viven en condiciones indignas, sin acceso a educación, salud, empleo, sin hogar, no solo sufren violencia sino también sus derechos humanos son violentados en todos los aspectos.

La lucha para romper los estereotipos, los prejuicios y las amenazas para quienes tienen una sexualidad diferente a la socialmente aprobada es una lucha de todas y todos; el rechazo a la diversidad sexual se convierte en una amenaza a los derechos humanos y por ende no contribuye a la construcción de una sociedad igualitaria, libre, justa, fraterna y con democracia sustantiva. 

Una sociedad donde conviven personas que tienen menos derechos que los demás es una sociedad parcialmente enferma, una sociedad excluyente y no incluyente. Es el momento de sustituir la discriminación con una cultura inclusiva; es el momento de convivir en paz dentro de las diferencias; es el momento de dar cabida a la vigencia plena de los Derechos Humanos.

Desde el proyecto Centroamérica Diferente; Derechos Humanos LGBTI, Derechos Humanos para todas y todos, cofinanciado por la Unión Europea, este 10 de diciembre reivindicamos la lucha por los derechos humanos de las personas LGBTI y demandamos a las diferentes naciones a hacerlos efectivos bajo la premisa de que: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Los derechos humanos son universales, complementarios, indivisibles  e interdependientes. El compromiso de construir una sociedad con igualdad de derechos para todos y todas.

*Coordinador regional proyecto Centroamérica Diferente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus