•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de la muerte de don SALVADOR CARDENAL, --fundador de radio Güegüense-- que yo sepa, no ha surgido una persona, que con tanta pasión y entrega se haya constituido en el RELEVO GENERACIONAL, para continuar la labor heroica que él realizó, de cara a la investigación de la música nicaragüense. Algunos de sus seguidores, como Willmor López, Pancho Cedeño, Donald Chamorro y este servidor, con entusiasmo, más que con rigor científico hemos hecho algunas aportaciones, que son válidas en la medida en que siguen esa herencia de promoción y fomento de la cultura popular. Falta todavía una INVESTIGACIÓN SERIA Y PROFUNDA, con verdadero sentido antropológico, para tener una VALORACIÓN CRÍTICA DEL SON NICARAGÜENSE, dentro del cual se ubican LAS PASTORELAS, LOS PASES DEL NIÑO y LAS POSADAS. Y como vehículo musical que caracteriza estas expresiones callejeras, EL SON DE PASCUA.

Inspirado en los villancicos españoles, el SON DE PASCUA es auténtico nicaragüense. Su compás es ternario (3x4), igual que el vals y la mazurca; pero su ritmo y cadencia es único, por una rica vivacidad y alegría contagiosa. Originalmente es instrumental y a comienzos del siglo XX se interpretaba con instrumentos de viento (clarinete, trompeta y tuba), aderezados con sonidos de triángulo, panderetas y pajaritos de agua. En la época de los años 50 se pusieron en boga con ÓRGANO ELÉCTRICO HAMMOND. A partir de los años 90, se utilizó la marimba cromática, de origen africano, con la cual la Escuela Flavio Galo ha hecho una encomiable labor.

Entre los músicos que han cultivado el SON DE PASCUA mencionamos en primer lugar, al maestro de Masaya, Alejandro Vega Matus, logró componer tantas obras en este género, que llegó a titularlas por número. Su Son de Pascua No. 2 es uno de los más aclamados. Yo, con el mayor respeto, me atreví a ponerle un texto, a tono con sonoridad y la picardía que vibra en cada nota: “Vamos pastores, vamos a Belén/ porque ahorita nació el Niño Rey/ Un negrito murruco/trompudito, buchón y timbuco/ lo chinea doña María/ y lo mima el señor don José”. Entre los autores de sones de pascua, se destaca toda la dinastía de los Vegas. Don Carmen, padre de Alejandro es el creador de “La Vieja”. También merecen un lugar especial los maestros Ramírez Velásquez y Gutiérrez Laguna. Y por supuesto don Manuel Ibarra, autor del delicioso “CABELLITO RUBIO”, cuyo texto según los estudiosos es del insigne Prof. Carlos A. Bravo a fines del siglo pasado, don Luis Andino, creador del “Pozol con Leche” nos dejó una veintena de jubilosos sones  navideños.

¿Por qué han desaparecido los SONES DE PASCUA, prácticamente anulados por la música extranjera? Frente a este triste panorama, --en lugar de buscar culpables-- decidí preguntarme: ¿Qué estamos haciendo nosotros, los que tenemos acceso a los medios de comunicación, para evitar esta verdadera castración cultural? ¿Basta con lamentarnos y cruzarnos de brazos? Un rotundo ¡NO! brotó de mi corazón nicaragüense. Y, siguiendo el ejemplo de mi gran amiga, la incansable profesora Haydeé Palacios, me puse a  trabajar en la PASTORELA NICARAGÜENSE. Todo empezó hace cinco años. Fue difícil el despegue, pero rompimos el silencio. Desde entonces, cada diciembre se presenta en La CASA DE LOS MEJÍA GODOY, con el apoyo de Los Palacagüina y la familia de mi esposa, los Jiménez  Guevara, aquí estamos dando la batalla.

Los invito, pues a compartir esta experiencia de teatro callejero, que ya ha sido publicada por LIBROS PARA NIÑOS, plasmada en láminas coloridas, por el famoso ilustrador NIVIO LÓPEZ VIGIL, bajo el cuidado editorial de su hermana María y Gabriela Tellería Picón. Escrita en versos octosílabos y endecasílabos, retomando la magia de nuestros refranes, retahílas, modismos y expresiones populares, recreamos --de forma libre y espontánea, la venida del entrañable Niño Dios.

“Nadie va a ponerse serio, no hay cara de cementerio. Vamos todos a gozar. Cuando ocupen sus lugares, apaguen los celulares, ¡que vamos a comenzar…!” 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus