Eddy Zepeda
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

Nada es nuevo. Todo ya fue un día y vuelve a ser. La vida da vueltas suele decir la sabiduría popular. Quien ha estado arriba (bien), vuelve a estar abajo (mal). Todo lo que sube baja. El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.


En epidemiología y clínica se dice que todos los fenómenos del proceso Salud-Enfermedad son cíclicos, siguiendo un Continuum. Trazabilidad podría traducirse en otras áreas del conocimiento.


Enfermedades que existieron hace mucho tiempo regresan, quizás con otra sintomatología-daño, por efectos de adaptaciones o mutaciones de los microrganismos causales o por mayor vulnerabilidad del huésped (paciente). Otras se vuelven más virulentas (dañinas) en un mismo ciclo (Sida, tuberculosis), por diferentes factores medioambientales y propios del paciente (incumplimiento de terapias… resistencia).


Pareciese ser que dicho fenómeno biológico tiene analogía en otros tipos de fenómenos o procesos, como los sociológicos o del comportamiento humano, con sus características propias. Influenciados por intereses de poder y económicos. Eso podría explicar la evolución de la socioestructura desde la fase primitiva hasta la imperial (capitalista). Todo para Todas en la primera y cada quien es cada quien, en la segunda. De la unidad a la fragmentación/atomización-Nano deshumanización.


Irónicamente, en los inicios de la humanidad se actuaba instintivamente para conservar la especie, por reflejos condicionados ante la carencia de conocimiento-sabiduría. Hoy, en plena sociedad-economía del conocimiento, cuando se domina casi todo el acertijo del porqué de las cosas, cuando cada paso se da basado en la sabiduría, lo que se procura es la EXTINCIÓN DE LAS ESPECIES (humanas y no humanas). Vamos cerrando el ciclo o círculo. Involucionamos en vez de Evolucionar. Similar al proceso neurocognitivo conocido como Alzhéimer o demencia. Volvemos a carecer de razonamiento, inteligencia y capacidad de interactuar con otros seres. Regresamos a la etapa intrauterina, cognitivamente hablando. Cerramos el círculo-ciclo.


Europa inicio el proceso. Primero con sendas guerras (I, II y probable III), continuando con la desaparición del sistema social, que a pesar de  sus defectos, fue lo más cercano a la llamada justicia social después de la etapa primitiva (Europa Oriental). Parece ser que América Latina sigue en el turno, cual efecto dominó. La Alianza Pacífico (Perú, Colombia, México), Paraguay y ahora Argentina, que lamentablemente peligra  involucionar a la era de los gobiernos gorilas made in USA (Pinochet, Strosner, Videla, Somoza, etc.). Eso es lo que representa Macri, y que quieren replicar con López, Machado o Capriles en Venezuela, para garantizarse las mayores reservas petroleras y de gas del mundo.


Que el bien siempre triunfa sobre el mal, al igual que la razón sobre la fuerza, han sido las mentiras que nos han inoculado de manera santificada, crónicamente, tratando de generar efecto opiáceo, adormecedor, cual cultura carnavalesca paroxística para olvidar las penas y seguir aceptando el sometimiento de los pocos que tienen mucho o casi toda la riqueza de las naciones. La lucha permanente debe ser para alcanzar la justicia social y la paz con Dignidad, haciendo uso de la razón pero también de la fuerza. Los Recursos y Riquezas son de los pueblos que las poseen, para alcanzar su desarrollo pleno, sin dependencia de ninguna potencia extranjera. No más colonización ni conquistas. Hagamos respetar nuestra tierra, nuestra cultura, nuestras raíces, nuestra lengua, nuestras costumbres. 


El círculo/ciclo no puede cerrarse teniendo dentro las toxinas que nos autodestruyan o automutilen cual síndrome de Less Nyan. Latinoamérica merece crecer y desarrollarse. Respeto para alcanzar la paz plena. Eso es lo que queremos. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus