•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La educación formal en el contexto en que vivimos requiere de muchas exigencias en conocimiento, habilidades, destrezas y valores, todas estas competencias están destinadas a la educación, sin embargo, sabemos que  la academia dejó de ser el único escenario de los procesos de aprendizajes, y ahora con el desarrollo de la tecnología las formas de apropiarse del conocimiento son de diversas maneras, a pesar que pueden haber muchas formas, me centraré en apenas tres retos que la educación debe de empeñarse en los y las estudiantes.

Las escuelas y los centros de enseñanzas fueron durante siglos instituciones que gozaban de la hegemonía y el monopolio de la instrucción y del saber, lo mejor que hacían era la enseñanza de la lectoescritura esta actividad ha venido perdiendo espacio frente al avance de las nuevas tecnologías y los nuevos medios, las nuevas formas de aprendizajes, probablemente lo hacían bien, porque no tenían competidores para este proceso de aprendizaje, los programas educativos desde las currículas  se han enterado que hay que rescatar esta competencia, hay que enseñar a leer y a escribir  y cuando digo leer me refiero a la capacidad para comprender, pensar, reflexionar, comparar y finalizar con sus propias conclusiones, habrá que enseñarle a poner en práctica los tres tipos de lecturas, las dominantes, las negociadas y las de oposición, esto llevará a los estudiantes a ser capaces de construir sus propias voces. La finalidad es tratar de motivar y convertir en un lector al estudiante que sienta la necesidad y convertirla en un hábito la lectura.

El uso de las nuevas tecnologías, los procesos de aprendizajes hoy tienen que estar acompañados por esta herramienta que facilite el fenómeno de fijación del conocimiento, nos guste o no, es de suma necesidad la utilización de este recurso, pero el primero que debe de estar convencido de esta necesidad es el facilitador del proceso de aprendizaje, ahora nos encontramos que estos nuevos educandos son nativos digitales y muchos de ellos manejan mejor estos recursos que el propio facilitador, habrá que aprovechar estas habilidades e involucrarlos más en el proceso de aprendizaje, para que ellos sean capaces de producir sus propios conocimientos a partir de lo que llaman la pedagogía de la imagen. Educar para la imagen significa prácticamente educar para leer, entendiendo la lectura no solo la textual sino la icónica, la simbólica, la sígnica, la del color, este tipo de lectura es más dominante en este momento.

La investigación formativa, como la conceptualizamos como conjunto de procesos pedagógicos y acciones que pretende desarrollar en los educandos las competencias investigativas que desarrollen sus procesos de aprendizaje. La investigación formativa es de carácter transversal, es un proceso permanente a lo largo de toda  la vida educativa, debe de ser continua y permanente, habrá siempre que plantearse estas interrogantes ¿qué voy a investigar? ¿para qué voy a investigar? ¿cómo voy a investigar?, en este sentido hay que plantear dos variables: la primera enseñar a investigar, esta conduce a generar motivación en los estudiantes, la utilidad de lo que se investigará, la aproximación, es decir, la familiarización a los estudiantes con la lógica de la investigación, la otra variable es hacer investigación, producir nuevos conocimientos para resolver un problema.

*  Consultor y catedrático universitario

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus