Esteban Solís R.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Estrecho de Taiwán constituye uno de los focos de enfrentamiento militar más peligrosos del mundo, de allí la necesidad de que gane quien gane las elecciones presidenciales el próximo 16 de enero, su prioridad debe fijarse en la conservación de la paz, uno de los propósitos alcanzados por el Presidente Ma Jing-yeou tras casi ocho años de mandato y cuyo acercamiento a la poderosa China Nacionalista y su reciente histórica reunión con el gobernante de ese país Xi Jing-ping, ha consolidado al menos por ahora, la concordia y la armonía en esa muy transitada zona del comercio mundial.

El aspirante presidencial por el gobernante Partido Nacionalista Kuomintang (KMT) Eric Chu, dijo durante un acto de campaña que si fracasa el mantenimiento de la paz a ambos lados del Estrecho de Taiwán, ningún país estará dispuesto a cooperar con esa pequeña nación y estarán condenados al aislamiento de la comunidad internacional.  Chu hizo ese comentario a manera de advertencia a su rival Tsai Ing-wen, del Partido Liberal Progresista (PDP),  de ideología independentista, que ya en el pasado reciente cuando gobernó en ese entonces el  líder de ese instituto político, Chen Shui-bian (2000-2008) alimentó agrias disputas con la China Popular.

Incluso, durante su segunda legislatura amenazó con reformar la Constitución para resaltar el carácter soberano e independiente de Taiwán. Esto irritó al dragón que también amenazó con la fuerza militar. No está de más decir que China es una superpotencia no solo militar sino que económica y tiene un peso enorme en las decisiones políticas a escala global. Es también prudente recordar que China considera a Taiwán una provincia rebelde desde que las tropas nacionalistas al mando de Chiang Kai Shek  se refugiaron en la isla tras perder la guerra civil ante Mao hace casi siete décadas.

La participación de Estados Unidos desde los años 50 en el conflicto en el Estrecho está motivada por sus propios intereses en el marco de su estrategia global más que por el mantenimiento de la paz en esa zona, aunque existe un tratado de defensa conjunto en virtud del cual la potencia occidental protege política y militarmente a Taiwán. Pekín ha exigido a los Estados Unidos que cese la venta de armas a la República de China (Taiwán). En ese sentido han sido las propias autoridades de Taiwán, sobre todo las actuales, quienes han trabajado para preservar la paz y la tranquilidad a ambos lados del Estrecho lo que ha derivado en el rebajamiento de las tensiones, propiciado innumerables tratados comerciales y un intenso tráfico de turistas entre los dos países.

Una noticia que mantiene limitadas posibilidades de triunfo del candidato del KMT es una reciente encuesta difundida en la isla en donde por primera vez la diferencia que separa al KMT del PDP a escasos días de los comicios es de diez puntos. En efecto, el sondeo efectuado por el KMT  le otorga a Tsai 39% de las preferencias electorales, a Chu 29.7% y al tercer candidato en liza, el líder del Partido Pueblo Primero, James Soong, 13%. Otro dato relevante es que Tsai cae también por debajo del 40% por  primera ocasión. Hay quienes opinan que después de los graves acontecimientos en Oriente Próximo, las constantes amenazas de ensayos y ataques nucleares por parte de Corea del Norte y el resurgimiento de Rusia como potencia hegemónica, los Estados Unidos considera el Estrecho de Taiwán como una de sus prioridades de seguridad nacional.

Sin embargo, el excesivo pragmatismo y la paciencia oriental, ha permitido mantener la paz en el Estrecho. ¿Acaso el principal socio comercial de Taiwán no es China? Taiwán es hoy por hoy uno de los mayores inversionistas en China con exportaciones que superan los 160 mil millones de dólares, hay más de 1,500 vuelos semanales que atraviesan el Estrecho. No hay razones que justifiquen un enfrentamiento ni político ni militar, ambos con el paso del tiempo, arreglarán sus diferencias, gane quien gane en enero próximo, su misión fundamental es la consolidación de la paz.  Así sea.

* Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus