Carlos Andrés Pastrán Morales
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La vida está llena de sueños y metas que vemos cumplir o fallar con el pasar del tiempo, nosotros somos los causantes de las cosas que nos suceden, ya sean malas o buenas, y a veces ni nos damos cuenta.

Pero puede ser necesario que cada persona se plantee una meta o un sueño, porque estos serían como un fuerte para cumplir lo que desean, quizás no es necesario, pero quizás sí. Antes de que acabe el año se puede ver en nuestros rostros si cumplimos lo que nos prometimos al finalizar el año pasado, y a la vez nos prometemos más cosas para el año siguiente, por así decir borrón y cuenta nueva. Es interesante porque cuando nos hacemos estas promesas sentimos entusiasmo y nos decimos de verdad que lo vamos a lograr, pero a mitad del año ni siquiera nos acordamos de cuáles eran esas metas.

El año 2016 será difícil pero a la vez victorioso, sé que muchos nos esforzaremos por cumplir esas promesas y lograr muchas cosas que tal vez ahorita no sabemos que somos capaces de hacer. Pero también hay que hablar sobre el 2015. Fue un año en el que sufrimos, lloramos, conocimos, vencimos y que estamos orgullosos de lo que hayamos hecho, estamos ya en la recta final para empezar una nueva etapa aún más difícil, para los que recién nos bachilleramos.

Ahora podemos pensar que la universidad es lo mejor, pero mientras pasen los días y las responsabilidades nos daremos cuenta que extrañamos el colegio más de lo que creíamos, ya casi no tendremos contactos con los excompañeros, los profesores, las clases ahora son más pesadas. Entonces tal vez esa sea una de las metas que nos propusimos el 31, que seamos fuertes de mente y de voluntad para las responsabilidades en la universidad y pasar con buenas calificaciones.

En el 2015 nos dimos cuenta de quiénes somos y qué nos gustaría estudiar, nos unimos más unos con otros, vivimos unos cuantos temblores, vimos las hermosa actuación del Momotombo y de otros volcanes, comprendimos la importancia de tener un río tan majestuoso como el río San Juan y disfrutamos de tener ciudades coloniales que son atractivas para el mundo, como León y Granada, pero al final de cuenta aquí estamos listos para seguir y que nadie nos detenga.

La vida está llena de sorpresas como sabemos todos, nunca sabemos los que nos tocará, y por eso es que debemos estar preparados para todo, para el futuro del que pronto seremos responsables, para que el 2016 sea aún mejor que el 2015, para reflexionar y cambiar, para actuar y mejorar.

Que sea un año para cumplir esas metas que nos hemos propuesto, para seguir en el camino que creamos conveniente, que nos esforcemos en nuestras carreras universitarias, sabiendo que con el tiempo nos vamos a sentir orgullosos de lo que vamos a lograr y de lo que podemos seguir haciendo, porque esto apenas comienza, estamos jóvenes y llenos de entusiasmos y metas que queremos cumplir, ya sea en 2016, 2017 o cualquier año, pero las cumpliremos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus