Eddy Zepeda
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Somos lo que somos porque recordamos lo que hemos sido, y nuestras circunstancias. Quizás la anterior premisa intente explicar algunos fenómenos del comportamiento y conducta del ser humano, que en ocasiones enfrenta la vida con gallardía, seguro de sí mism@, resiliente, y otras veces relegándose, al considerar que NO vale, que NO sirve, que NO es competente en determinado campo de su vida: familia, escuela, trabajo, etc., o por lo contrario, que se lo merece todo por su origen de clase, por su inteligencia, o simplemente porque desde su primera infancia, su modelo de crianza fue orientado a merecerlo todo al costo que sea (Maquiavelismo). Ambos ejemplos coinciden en ser SOCIOPATICOS.

La sociocultura de los diferentes grupos está determinada en parte por lo que cada individuo siente que es y representa para su entorno social. Su Autovaloración. El Bullying como fenómeno de rechazo o estigma se presenta en todos los grupos etarios y sociales, y no solamente en la infancia-adolescencia o en determinada clase económica. Sin embargo, es en la infancia, más evidentemente en la etapa escolar donde se detecta, y se refuerza o corrige en dependencia del manejo integral que se le preste, de manera multisectorial de interdisciplinario, incluyendo al binomio Familia-Comunidad.

El o la adult@ segur@ de sí mism@ fue el niñ@ que creció en un ambiente de valores, de educación, de cultura, de vinculación, de respeto y tolerancia, de vinculación socioafectiva que le permitió crecimiento personal, análogo al proceso Salud-Enfermedad cuando decimos que nuestro nivel o grado de salud física-mental y sensorial en la tercera edad fue el que comenzamos a construir en la adolescencia, juventud y adultez: Nutrición, inmunizaciones, controles médicos periódicos, actividad física, etc., son entre otros factores que nos llevarán a gozar de una vejez saludable o llena de males: Discapacidades y riesgos de morbimortalidad aumentada.

Transversal a todo el proceso mencionado existe una especie de marco conceptual que es determinante para lo positivo o negativo que de ello resultare: La Autoestima, una especie de Estructura Intangible, pero necesaria para procurarnos un Desempeño y Desarrollo Integral, sabiendo lo que somos y lo que podemos alcanzar a ser en un futuro. Riesgos y Amenazas existen siempre. El entorno social (Institucional, Familiar y Comunitario) y material (Necesidades Básicas Satisfechas o Insatisfechas) nos conducirán sobre el camino adecuado o indebido. El punto de partida es común a tod@s, las vías y el destino dependerá de eso abstracto conocido como Estima y Actitud, es decir: Valores o Antivalores.

La nobleza individual (Autoestima positiva) existe tanto como lo contrario. Mezquindad, Pusilanimidad, egocentrismo, egoísmos son características de la Sobreestima, Autosuficiencia y Arrogancia que caracterizan al individuo (Hombre o Mujer) sociópata, que también tuvo su origen en su modelo de crianza, negativo evidentemente.

Ciudadan@s comunes, politic@s, empresari@s, religiosos, jóvenes, adultos, ancianos…Tod@s estamos expuestos a dichas alteraciones del comportamiento y conducta. 

Es necesario diseñar modelos de educación formal y no formal que identifiquen los riesgos de fomentar ciudadan@s que en un futuro deriven en conductas sociopáticas. No bastan las evaluaciones económicas para procurar una sociedad de crecimiento integral. Formar ciudadanos de bien parte de la primera infancia. Fortalecer su autoestima, garantizar su crecimiento armónico en cada etapa de su desarrollo físico, mental y social es lo que nos garantizará una sociedad saludable y próspera. No más Bullying por la razón que sea. Aceptémonos y tolerémonos cada un@ como somos.

Salud para tod@s.

* Médico

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus