Augusto Zamora R.*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre 2002 y 2003, España y otros muchos países europeos, americanos y asiáticos, protagonizaron las mayores movilizaciones mundiales contra la guerra en Iraq, dirigida por EE.UU. y secundada por sus ad láteres (entre ellos Nicaragua).

Fueron movilizaciones asombrosas en número, ciudades, países, continentes, como nunca se habían visto hasta esa fecha. Provocaron el nacimiento de lo más parecido a lo que puede haber de una conciencia universal. Fueron tan maravillosas como inútiles.

Después de invadir y destruir Iraq, EE.UU. y sus pares europeos agredieron salvajemente Libia y desbarataron el país. Luego fomentaron una guerra atroz en Siria, que aún sigue.

Nada nuevo en ello. Lo novedoso es una encuesta de WIN-Gallup sobre qué porcentaje de ciudadanos están dispuestos a luchar por su país. Hay resultados singulares.

Los países con menos ciudadanos dispuestos a luchar son europeos: holandeses (solo 15% lucharía); alemanes (18%), españoles y austriacos (21%). Todos estos países están en la OTAN, la mayor maquinaria de guerra del mundo.

Entre los pueblos más dispuestos a luchar destacan países agredidos o en situación bélica: Vietnam y Paquistán (89%), Marruecos (94%), con guerra en el Sahara y grave conflicto con Argelia. Papúa-Nueva Guinea vive en conflictos internos.

Curioso también EEUU. Solo un 44% se apunta a defenderlo. Latinoamérica mantiene una media honrosa (54%). Décadas de paz están dejando caer sus frutos.

Europa representa el divorcio entre pueblos pacíficos y élites belicistas. Paulatinamente la humanidad va entendiendo la inutilidad de las guerras.

az.sinveniracuento@gmail.com

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus