Carlos Andrés Pastrán Morales
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Félix Rubén García Sarmiento, Rubén Darío, Príncipe de las Letras Castellanas, el Padre del Modernismo, el gran poeta y diplomático nicaragüense que surgió de la nada a ser todo, que con un simple talento llegó a poner en alto el nombre de Nicaragua en aquel entonces y hoy también.

El poeta que rompió las barreras e hizo que sus versos se propagaran por el mundo a la velocidad de la luz. El escritor que viajó y conoció distintos países que lo alentaron a seguir viviendo y escribiendo, siempre con Nicaragua en el corazón y un lápiz en la mano.

Cumple este 6 de febrero 100 años de haber muerto a causas de cirrosis y negligencia médica, una muerte trágica de una persona que fue y siempre será ejemplo de esfuerzo, dedicación, talento, literatura, aunque también sufrió de muchos problemas que lo llevaron a su muerte, de ahí el tema de muchos de sus escritos.

Rubén Darío es hoy uno de esos pocos representantes históricos con que se reconoce a Nicaragua, igual que Sandino.

La literatura en Nicaragua fue tan popular que el mismo Darío dio pauta a que otros escritores comenzaran a crear el posterior movimiento al modernismo, donde se destacaron los tres principales personajes, Salomón de la Selva, Azarías H. Pallais y Alfonso Cortés. La época donde todos conocían escritores y poemas.

Entonces Rubén Darío hoy en día se podría decir que es un ejemplo a seguir por nosotros los jóvenes que nos introducimos a cosas nuevas cada día, pero ahora pienso que más bien hay que tener envidia de él, de tantas cosas que hizo a temprana edad, de todos los libros que leyó, por ser autóctono.

Cierto es que podríamos hacer todas estas cosas si empezáramos ahorita mismo, pero pocas son las personas que en realidad lo hacen, las demás solo lo piensan, se dicen a sí mismo que lo harán y olvidan de una vez lo pensado.

Rubén Darío es Rubén Darío, símbolo de originalidad, símbolo de metáforas y cuentos, admirador del mundo y de la naturaleza, amante de las mujeres y las letras, no hay comparación, pienso yo que es el mejor personaje que se ha desarrollado de manera internacional viéndolo en un enfoque artístico y literario.

Como jóvenes que somos deberíamos seguir los pasos que él alguna vez dio, no todos somos artísticos, pero me refiero a que veamos la vida de otra forma, a que nos esforcemos por nuestros sueños, a que sigamos los consejos y los legados que nos dejó en letras pequeñas en todos sus escritos que aparentan ser cuentos de niños, pero que de cierto modo nos demuestran la realidad de la vida, de este y aquellos tiempos, de textos que van desde la melancolía que siempre sentimos hasta el amor que sentimos por otras personas, un océano lleno de misterios son cada uno de sus obras capitales.

Tal vez se diga seguido que todos estamos aburridos de lo tanto que estudiamos a Darío en las clases de literatura, o bien español, pero es que no podemos negar que es la persona de la cual deberíamos seguir su camino, sean tiempos diferentes o no, es nuestro máximo representante, es nuestro poeta, Darío es Darío.

Estamos solos en la vida, pero nosotros mismos somos los únicos que nos vamos a sacar adelante, a como dice una de sus frases: “No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura”.

¡Qué grande que es nuestro Darío!, me da mucho orgullo como nicaragüense y como joven.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus