Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mediante boletines simultáneos el Vaticano y las Oficinas del Patriarcado de Moscú anunciaron que su santidad Francisco y su santidad Kirill, Patriarca de Moscú y todas las Rusias, se reunirán el 12 de febrero en el aeropuerto de La Habana. Es la primera vez en más de mil años que se reúnen el Papa de la Iglesia católica y el Patriarca Ortodoxo de Moscú. 

El cristianismo se dividió en 1054, cuando los patriarcas de Oriente, que reconocen al Papa como Patriarca de Roma y Occidente y el primero entre todos como sucesor de Pedro, decidieron rechazar su autoridad limitando el ser primus inter pares (primero entre iguales), como un título honorífico y solo encargado de presidir los concilios, posición que asumió el Patriarca de Constantinopla (Estambul), sucesor del apóstol Andrés, actualmente su santidad Bartolomeu. Simplificando podemos decir que hay tres ramas de la iglesia cristiana que se reconocen entre sí como católicas y de sucesión apostólica, casi sin diferencias doctrinales: la Católica con 1.250 millones de miembros, la Ortodoxa con 600 millones y la Anglicana con 70 millones. Los sacramentos administrados en ellas, incluyendo las ordenaciones sacerdotales y episcopales, mutuamente se reconocen válidos. 

La Iglesia Ortodoxa Rusa, con 250 millones de miembros en todo el mundo (Rusia, Bielorrusia, Ucrania, varios países europeos, Japón, China, EE.UU., Latinoamérica y otros países), es la iglesia ortodoxa más grande, representa casi la mitad de los ortodoxos. La Iglesia católica desde el Concilio Vaticano II (1962-1965) tiene como uno de sus principalísimos objetivos la unidad de los cristianos, y los papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco se han reunido con diferentes patriarcas ortodoxos en un mutuo acercamiento ecuménico. Después del comunismo trataron de  reunirse con  el Patriarca de Moscú, pero dos obstáculos se interponían: el Patriarca se quejaba de algunos obispos católicos de Europa Oriental que supuestamente alentaban sentimientos antirrusos, y reclamaba porque los católicos rusos supuestamente hacían proselitismo entre los ortodoxos, lo cual no se acostumbra entre católicos y ortodoxos desde el Concilio Vaticano II. 

El papa Francisco y el patriarca Kirill (Cirilo) mediante sus emisarios y conversaciones telefónicas lograron dejar de lado los obstáculos y por fin acordaron reunirse; pero el Patriarca pidió que no fuera en Roma ni en Moscú ni en ninguna ciudad europea. Finalmente, cuando coincidió el viaje del papa Francisco a México con el del patriarca Kirill a Cuba, Brasil y Paraguay, el Patriarca propuso reunirse en Cuba. El Papa, gran promotor de la unidad, aceptó.

Rusia durante 70 años de comunismo fue oficialmente un Estado ateo. Las iglesias existían y funcionaban, pero estaban casi vacías. Los creyentes eran vistos como supersticiosos, retrógrados, de mentalidad atrasada, y no optaban para mejores estudios ni mejores puestos de trabajo; no gozaban de los privilegios de los militantes comunistas y por eso muchos ocultaban ser religiosos. Gracias a la gran renovación de Gorbachov, Rusia hoy es un país libre, democrático, con economía de libre mercado, ¡y floreció la religiosidad! Millones de supuestos ateos demostraron ser en verdad cristianos, principalmente ortodoxos; incluyendo al primer ministro Vladímir Putin, de ideología socialcristiana, cuyo partido Rusia Unida está en la Internacional Demócrata Cristiana. Putin participa frecuentemente de la eucaristía ortodoxa como lo hacen la mayoría de personajes de peso en Rusia. La Iglesia Ortodoxa Rusa tiene muchísima influencia. Después de la Iglesia católica es la iglesia cristiana más grande del mundo. Probablemente 
la reunión entre sus santidades Francisco y Kirill sea entre los dos líderes religiosos más influyentes del mundo. 

Abogado, periodista y escritor.
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus