Editorial
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Poco a poco Nicaragua va sumando avales que le permiten afianzar su posición de nación atractiva para la inversión internacional. El último es el de la calificadora de riesgos Standard & Poor’s, la que por primera vez emite una valoración sobre este país y lo hace en términos positivos.

Es relevante que ya son tres las calificadoras internacionales (Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s) que han puesto buenas notas a Nicaragua relacionadas con su capacidad de pago, su estabilidad económica y política, y los riesgos que afronta. Para cualquier inversor extranjero, esas son parte de las recomendaciones claves al momento de tomar una decisión.

Quien se acerca al país en busca de oportunidades de inversión también toma en cuenta, entre diferentes variables, indicadores de seguridad ciudadana y evaluaciones o pronósticos de organismos bien informados y con alta credibilidad como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. A propósito, el FMI considera que en 2016 la economía nicaragüense crecerá más de 4% y reafirma que en la última década el país ha logrado las tasas de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) más altas de la región, con excepción de Panamá.

Hay un punto en las consideraciones de Standard & Poor’s sobre Nicaragua que merece atención: El consenso entre el sector empresarial y el Gobierno para definir y aplicar políticas económicas, lo que ha dado estabilidad al país y garantías para que aumenten las inversiones nacionales y extranjeras cada año.

Por tanto, el hecho de que hoy Nicaragua cuente con avales de tres calificadoras de riesgo internacionales con prestigio, es uno de los buenos resultados de esa alianza entre empresarios y Gobierno, la que, para los nicaragüenses en general, se expresa cada día en creación de empleos y nuevos negocios porque si una empresa extranjera se asienta en el país, requiere de trabajadores y suministros de productos o servicios de empresas locales, sean estas pequeñas, medianas o grandes.

Otros países de Centroamérica cuentan con valoraciones de más de tres empresas calificadoras de riesgos, porque tratan de tener la mayor cantidad de avales posibles para conseguir inversiones mayores o mejores, pero Nicaragua cuenta ya con tres de las más importantes y su competitividad se fortalecerá en la región.

Quedan, por supuesto, tareas económicas claves que el país debe acometer cuanto antes. Por ejemplo, uno de los factores que limita la calificación de Nicaragua, según Standard & Poor’s, es el bajo ingreso per cápita. Esto depende de productividad, competitividad y crecimiento de la economía. El PIB ha crecido de forma constante (4% en el último año), pero los niveles requeridos para que la población perciba ingresos óptimos, son más altos. Sabemos que el sector empresarial está consciente de que mejorar la productividad es una meta que el país necesita alcanzar, cuanto antes mejor. Quizás falta concentrar más esfuerzos en ese sentido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus