Maryórit Guevara
  •   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Respetar y reconocer los derechos humanos de las personas LGBTI es el objetivo de la campaña --Diferente soy yo y tengo mis derechos-- que el proyecto Centroamérica Diferente,  cofinanciado por la Unión Europea, y coejecutado por Terra Nuova, impulsan en Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador.

El momento siempre es oportuno, en especial cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dice encontrarse preocupada ante los resultados del informe “Violencia contra personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex en América” que indica la prevalencia de violencia tanto en la vida privada como en la pública de las personas LGBTI, así como la ausencia de una respuesta estatal eficiente frente a dicha problemática.

En la casa de nuestros vecinos,  Honduras y El Salvador, los crímenes de odio se han incrementado. Tres asesinatos en Honduras, y cinco en El Salvador, es el saldo rojo registrado en enero. Hechos que aún están en la impunidad. Hechos que evidencia el odio hacia las personas LGBTI. Hechos que revelan la inoperancia de un sistema y una sociedad, que además conspiran para impedirle a las personas LGBTI vivir una vida digna.

El no cumplir con la norma hetero-sexista, en nuestros países, conlleva a una condena social. El bullying homofóbico es el primer eslabón que sufren las personas LGBTI en su edad escolar. La discriminación, en diferentes ámbitos sociales, la viven en su adultez; cuando también se enfrentan a una sociedad que los odia por el simple hecho de no alinearse a la hetero-normatividad. Una sociedad en la cual priman los dogmas.

En este sentido nuestra Teoría del Cambio en la campaña --Diferente soy yo y tengo mis derechos-- apunta al respeto y reconocimiento de las personas de la diversidad sexual como protagonistas de su desarrollo y como ciudadanos activos, porque solo de esta forma se detendrá el estigma, la discriminación y la violencia contra este grupo de la sociedad. 

Para alcanzar esta meta trabajaremos con nuestros socios Cepresi de Nicaragua, Entre Amigos de El Salvador, Kukulcán de Honduras y Lambda de Guatemala, en la ejecución de diferentes actividades con miras a generar conciencia crítica, cambios de actitud y sensibilizar sobre el respeto y reconocimiento de los derechos humanos de las personas de la diversidad sexual. 

No es una tarea fácil, pero es un buen momento para que las personas LGBTI sean sujetos activos de su propia lucha por el respeto de sus derechos humanos. En esta campaña, podremos ver a las personas LGBTI como protagonistas de sus historias, como ciudadanos con derechos y deberes, como ciudadanos que pagan sus impuestos, como ciudadanos que votan, como ciudadanos partícipes del desarrollo de sus países.

La fuerza mediática la concentraremos durante los meses de febrero, marzo y abril, cuando el proyecto Centroamérica Diferente lanzará mensajes y desarrollará acciones de incidencia, y visibilidad, en los cuatro países; tres de ellos denominados “El Triángulo del Norte”, por el riesgo que enfrentan las personas LGBTI, por tanto la campaña --Diferente soy yo y tengo mis derechos-- no puede ser más oportuna. 

*La autora es comunicadora social del proyecto Centroamérica Diferente. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus