•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Sistema Financiero Global es el marco mundial de acuerdos legales, instituciones y agentes económicos, tanto formales como informales, que en conjunto facilitan flujos internacionales de capital financiero para propósitos de inversión y financiamiento comercial.

La economía mundial está sometida al sistema financiero. Las prioridades de la política macroeconómica se subordinan a las necesidades del capital financiero. Una de las principales tareas que debe cumplir es la intermediación.

Los bancos y demás componentes del sistema financiero “canalizan recursos financieros” hacia el sector productivo; según esta teoría prestan un servicio productivo, poniendo en contacto a los ahorradores de fondos con los inversionistas, que necesitan esos fondos para realizar inversiones productivas.

Datos de economías capitalistas desarrolladas muestran un panorama diferente. Cerca del 15% de fondos invertidos por empresas no financieras en Estados Unidos, de 1950 a 1990, fueron facilitados por el sistema financiero. Posteriormente descendió a 5%, donde la supuesta función de intermediación es casi despreciable.

Los componentes del sector financiero se prestan recursos entre sí, que para la economía real, alrededor del 27% del total de activos en la economía estadounidense correspondientes a activos intrafinancieros. Buena parte de esos activos fueron canalizados hacia la especulación; otra parte evaden reglamentos y restricciones regulatorias.

Los datos de un estudio de Gerald Epstein y James Crotty (Universidd de Massachusetts en Amherst) muestran que entre 1945 y 1975, los componentes del sector financiero extrajeron 35 centavos por cada dólar prestado, para invertir en la economía real.

Para el año 2000 las cosas cambiaron: por cada dólar prestado a la economía real, el sistema financiero extrajo 66 centavos.

Otra de las funciones que debe desempeñar es el buen manejo de las cuentas para el retiro. Los datos demuestran que el desempeño de fondos de retiro son objeto de una administración activa inferior al de fondos ‘relacionados con un índice más amplio de títulos financieros.

El sistema financiero permite reducir el riesgo inherente a cualquier operación de·inversión en el capitalismo. Desempeña una función social constructiva, que a su nivel de parasitismo se nutre a sí misma. A partir de 1990, las operaciones que llevó a cabo en las economías capitalistas más desarrolladas del mundo, dispensaron el riesgo de las operaciones financieras con el objetivo de hacerlo manejable.

Las operaciones de bursatilización y la creación de productos financieros derivados fueron diseñadas para distribuir el riesgo financiero por todo el sistema: suponían robustecer al sistema, porque el riesgo sería mínimo para los agentes individuales del sistema financiero.

En realidad, el riesgo puede repartirse, aunque no lo elimina. Cuando estalló la crisis en 2008, muchos funcionarios de bancos y operadores de fondos absorbieron cada vez más riesgo, pensando que no habría efectos negativos. Los derivados redujeron el riesgo y terminaron incrementándolo.

Una de las funciones más importantes del sistema bancario-financiero es proporcionar liquidez adecuada para todo el sistema. Pero los bancos y el sistema financiero en su conjunto no cumplen con su misión.

Los bancos son entidades que pueden crear dinero, cada vez que realizan un préstamo y abran una cuenta a sus nuevos deudores, inyectando nueva fuente de liquidez en la economía. Por eso los bancos desempeñan una función procíclica, cuando la economía va por buen camino, los bancos prestan más dinero. Cuando las cosas no andan bien, cierran el crédito.

Proveer a la economía de liquidez no es una tarea que desempeñan los bancos de manera adecuada. Desde que emergió a finales del siglo XIX, durante la primera ola moderna de globalización económica, su evolución es definida por el establecimiento de bancos centrales, tratados multilaterales, y organizaciones internacionales dirigidas a mejorar la transparencia, regulación y eficiencia de los mercados internacionales.

La larga serie de crisis provocadas por exceso o falta de liquidez, incluyendo la explosión de 2008, es la mejor prueba de que el sistema bancario y financiero debe ser sometido a una regulación y un riguroso control social.

*Diplomático, jurista y politólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus