Augusto Zamora R.*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es usual, en Europa, que una gran mayoría de pueblos y ciudades tengan su historia escrita y sus —o su— historiadores. Conservar la historia para guardar la memoria.

No ocurre así en una mayoría de nuestros países. Existen, generalmente, datos básicos como fechas fundacionales, algún evento relevante, pero no historia juntada como tal.

Conocemos la fecha de fundación de León o Granada, pero obras que narren su historia, de forma continua, sin vacíos de tiempo, desde la era precolombina al presente, no hay.

¿Cómo era la vida en los siglos XVI, XVII y XVIII? ¿Cómo fue la fundación de Segovia, hoy Ciudad Antigua? ¿Quiénes eran, cuántos, cómo y de dónde llegaron?

La colonización española, en el centro del país, alcanzó hasta los hoy departamentos de Boaco y Chontales. Sus escasos asentamientos eran poblados de frontera. Se entregaban tierras a quienes quisieran poblarlos, como hacían en España cuando la Reconquista.

Matagalpa y Jinotega eran, también, pueblos de frontera. Al otro lado estaban la selva, pueblos indígenas caribes y la extensa Mosquitia cuya costa controlaban los ingleses.

El periodo colonial duró más de tres siglos y nuestros países no tienen 200 años de independencia. ¿Cómo era la vida en la colonia, el cotidiano vestir, viajar, comerciar?

Tres siglos son muchos siglos. Un siglo después de la conquista se escribió el Quijote. De 1520 a 1820, pasaron una infinidad de cosas. Recobrarlas sería magnífico. Sabríamos mucho más de nosotros mismos. Lo que somos.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus