Editorial
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Nuevo Diario se suma hoy a la campaña El agua es vida, ayúdala a vivir, que promueve la Cooperación Suiza para el Desarrollo (Cosude) con el fin de crear conciencia entre la población nicaragüense sobre la importancia vital de preservar las fuentes de agua, dar un buen uso a este líquido natural y también a los servicios de saneamiento en cada hogar, barrio o comunidad.

A Nicaragua se le conoce a nivel internacional como un país lleno de naturaleza, por sus tres lagos, uno de ellos con más de 8,000 kilómetros cuadrados, más de 20 lagunas y más de 100 ríos, pero, por diferentes causas, algunos de estos recursos se han deteriorado y hay poblaciones que sufren la escasez de agua, en ciertos casos de manera extrema.

¿Es reversible esa situación? Creemos que sí, aunque para lograrlo se requiere el aporte de cada ciudadano y de cada comunidad, más el apoyo de instituciones públicas y organismos internacionales como Cosude, porque la recuperación y protección de los recursos hídricos exigen, además de inversión, un cambio en la cultura y la actitud de los habitantes de cada territorio.

Por ejemplo, en el área rural es necesaria la reforestación y el buen manejo de los desechos, comenzando en los patios de cada vivienda, para garantizar la infiltración en los mantos acuíferos como reservas de agua y evitar la contaminación de las fuentes, sean pozos, quebradas o ríos, entre otras. En la ciudad, donde un alto porcentaje de la población recibe el servicio por tuberías, el uso racional del agua es clave así como el sistema de saneamiento.

Estamos hablando de la vida. Nadie puede vivir bien sin agua, porque esta es la principal proveedora de salud, al consumirla y al usarla en la higiene; y cuanto menos contaminada esté, más salud proveerá.

¿Qué pretendemos? Como periódico, parte del grupo ND Medios, queremos contribuir con la concientización y la educación de la población en general, los que tenemos y los que no tenemos acceso al agua, los adultos, los jóvenes y los niños, porque en la medida que vaya escaseando, el racionamiento afectará a más personas, queramos o no porque es un recurso natural que hasta hoy no se puede producir en una fábrica. Además, existen lagunas, ríos y lagos que no se han secado pero están contaminados por la basura que muchos ciudadanos arrojan a la calle o depositan en lugares inadecuados. Hay una responsabilidad compartida en la sociedad al impedir que el agua viva y nos dé vida.

Los nicaragüenses tenemos que dejar de pensar que el agua es abundante e infinita en este país. Es cierto que aún tenemos bastante agua en las reservas naturales, pero también es una realidad que cada vez hay menos o pierde calidad. Si queremos que sea infinita, tenemos que cultivarla y cuidarla, porque si cada día hay menos bosque, habrá menos agua. Otra equivocación es creer que el agua tiene poco valor económico porque viene de la tierra por sí sola. Nada de eso. Preservar el agua tiene un costo económico, y trasladarla hasta los hogares, por tuberías, es otro costo que aumenta en la medida que las fuentes hídricas estén más largo o sean menos accesibles. Y si el agua está muy contaminada, más habrá que invertir en el tratamiento para volverla potable. De cada uno de nosotros depende cuánta agua y de qué calidad tendremos mañana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus