Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 1954, los hombres más poderosos del mundo, de esa época, se reunieron por primera vez, patrocinados por la familia real de Holanda (Países Bajos) y la familia Rockefeller, en el lujoso Hotel Bilderberg, en la pequeña población de Ooesterbeck. El grupo está formado por presidentes, primeros ministros, reyes y reinas de todas las casas europeas, empresarios y banqueros más ricos de sus respectivos países.

Debatieron sobre el futuro del mundo durante un fin de semana y al finalizar las sesiones, decidieron reunirse cada año con el fin de intercambiar ideas y analizar la transformación internacional. Desde ese día el grupo se hizo llamar Club Bilderberg y se reúnen en algún hotel del mundo para decidir el futuro de la humanidad. Es una reunión en la que aproximadamente asisten las 130 personas más influyentes del mundo, mediante invitación, donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso.

Tienen más de cincuenta años de existir y nunca se ha filtrado información sobre lo que se debate en el grupo, sus oficinas están en Leiden (Holanda). Sus directivos afirman que esa discreción dentro del grupo es necesaria para hablar libremente en los debates, sin ver reflejadas sus deliberaciones en los medios. Lo que genera la incógnita, “sobre qué hablan los más poderosos del mundo en esas reuniones”.

Es obvio que ellos protegen su derecho a la intimidad y por mantener la información hermética, el grupo es acusado de conspirar para imponer un gobierno mundial, de dominio capitalista. Durante décadas se ha visto al grupo Bilderberg, con un esquema globalista-corporativo, como una élite poderosa moviendo al planeta hacia un nuevo orden mundial oligárquico.

El Club Bilderberg no permite dar a conocer de qué hablan en sus reuniones, a diferencia del Foro de Davos y las reuniones del 08, quienes permiten el ingreso de muchos medios de comunicación.

A las reuniones del Club Bilderberg, también asisten algunas veces los presidentes financieros del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, secretarios de Defensa y vicepresidentes de Estados Unidos y presidentes de las empresas más poderosas del mundo.

De igual manera, los representantes de comités nacionales democráticos y republicanos estadounidenses, directores de la CIA y del FBI, secretarios generales de la OTAN, los comisarios europeos, senadores y congresistas estadounidenses, primeros ministros europeos y líderes de los partidos de la oposición, gobernadores de todos los bancos centrales de todos los países europeos, los principales editores y los directores de los periódicos más importantes del mundo.

El Club Bilderberg es el Gobierno Mundial en la sombra: el que decide con un secretismo total en sus reuniones anuales, donde se llevarán a cabo sus planes.

Lo que se dice en las reuniones secretas, queda dentro del Club Bilderberg y sus miembros, que está formado por políticos, empresarios, banqueros e individuos poderosos, quienes formaron la sociedad secreta con más poder en el mundo.

Los bilderbergers, saben que la libre raza humana está en peligro de extinción; que la guerra no se libra en aras de la justicia, sino que su único fin es el petróleo. Quien gane la contienda controlará los últimos vestigios de las reservas de petróleo y gas natural de la Tierra; derivándose en las guerras de Afganistán, Irak, Sudán, Irán, Siria, y las que se libran en el mar Caspio; las de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y dentro de poco en Venezuela.

Toda forma, parte de un conflicto global cuyo fin es controlar la humanidad, quien controle el petróleo controla la Tierra. El Gobierno Mundial Único, Nuevo Orden Mundial se aprovecha de todos los recursos tecnológicos disponibles para dominar al mundo.

El expresidente de Cuba (Fidel Castro), ha dicho, “Es una siniestras camarillas, los lobistas de Bilderberg manipulan al público para instalar un gobierno mundial que no conoce fronteras y que no rinde cuentas ante nadie, salvo a sí mismo”.

Diplomático, jurista y politólogo

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus